Barakaldo 1-0 Osasuna “B”. Trabajados puntos.

El Barakaldo logra en un Lasesarre con gran ambiente por el “Día del Txiki” tres valiosos puntos en un partido que sólo tuvo un equipo. Osasuna Promesas firma uno de sus peores arranques en Segunda B.

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

Lasesarre presentó un gran ambiente en una mañana cálida en Barakaldo.

El Barakaldo logra en un Lasesarre con gran ambiente por el “Día del Txiki” tres valiosos puntos en un partido que sólo tuvo un equipo. Osasuna Promesas firma uno de sus peores arranques en Segunda B.

Lasesarre y su entorno se preparaba pronto para recibir a los niños y las niñas de la localidad en su día especial. El Barakaldo había preparado con mimo el “Día del Txiki” o día del niño o del pequeño. Los protagonistas acudieron a su cita y el campo de la localidad de la margen izquierda presentó una gran entrada.

Los locales, conscientes de la gran acogida de la iniciativa, salieron con más tensión al verde y cerraron a Osasuna Promesas los primeros cuarenta y cinco minutos en su campo. Los visitantes, últimos en la tabla, dieron muestras en Lasesarre de ser un equipo anárquico, más limitado que el rival y se limitó a tratar de defender su puerta. Papel extraño si realmente hablamos de un filial.

Esa primera parte quedó marcada por el juego impreciso, de tensión y traba en el medio campo y de no muchas ocasiones. Osasuna Promesas quería que el partido se jugara en el cielo y que su rival en el día de hoy sufriera a la contra. Sin embargo, Jorge Galán no tuvo ninguna ocasión para poder hacer peligrar la meta del local Aitor Fernández. Con el paso de los minutos el Barakaldo consiguió echar el balón al suelo y su juego era más vertical. Poco antes de finalizar la primera parte el árbitro anulaba de manera correcta un gol en fuera de juego al Barakaldo. Garrido disparaba potente desde la frontal, su tiro era rechazado por Cantero -muy fallón hoy a la hora de atajar el esférico- y Orbegozo empujaba el balón sin oposición aprovechándose de su posición antireglementaria. Moría la primera mitad con un Barakaldo bien asentado y con un Osasuna B entre muchas dudas.

Intensidad y ocasiones

El Barakaldo salía al tapete en la segunda mitad consciente de la necesidad de bajar el balón al suelo, abrir mucho más el campo y evitar que el balón viviera en el centro del campo continuamente. Cesaron las muy repetidas disputas aéreas y el Barakaldo empezó a crear ocasiones gracias a jugadas por las bandas protagonizadas por un Mentxaka muy activo y las subidas de los dos laterales, Ibon Díez y Medina. Eslava y Galán sufrían con las incorporaciones rivales y dejaban que los balones terminasen en el área.

En el minuto 58 cambiaba el resultado del encuentro. Un gran cambio de ritmo de Eraña le permitiría dejar atrás a los centrales de Osasuna permitiéndole un disparo que detenía Cantero a duras penas. El rechace, a placer, lo aprovecharía un muy bien colocado Orbegozo que celebraba con rabia su tanto acompañado de toda la escuadra gualdinegra.

El filial de Tajonar buscó la reacción después del gol con hombres introducidos desde el banquillo. Esa reacción nunca llegó como si lo hicieron nuevas ocasiones gualdinegras. Mentxaka estuvo a punto, tras una buena jugada individual, de hacer el segundo. Más tarde, el central zurdo de la escuadra dirigida por Iñaki Zurimendi, Joseba Ariño tuvo dos oportunidades de conseguir que su equipo se distanciara. La primera en un durísimo golpeo que conseguía despejar Cantero a córner y la segunda en un remate a la salida de un córner que permitía que el meta osasunista se luciera de nuevo. Un poco más tarde, en una jugada bien trenzada saliendo rápido desde atrás protagonizada por los locales terminó en un derribo sobre Orbegozo dentro del área que el árbitro no quiso ver.

El Barakaldo trató de dormir entonces el partido, consiciente de que su rival era impreciso con el balón y se mantuvo cómodo hasta el minuto 80. En los últimos diez minutos de encuentro los de Tajonar apretaron, dieron un paso hacia delante, generando peligro con balones aéreos que partían de las botas de Hugo y que no encontraban rematador pero que llenaban de nervios las tribunas de Lasesarre.

Finalmente, con el pitido final, los tres puntos se quedaban en Lasesarre. Segunda victoria consecutiva para los de casa y pésimo arranque de un filial rojillo que puede ver como Merino, entrenador de la escuadra de Tajonar, es cesado en las próximas horas por la mala marcha de su equipo. Son últimos con sólo un punto de veintiuno posibles en uno de los peores arranques de temporada que se le recuerdan al filial navarro.

Ambiente previo en los alrededores de Lasesarre en el día del Txiki. El Barakaldo quiere “enganchar” a los más pequeños del pueblo.