Coruxo 1 – 1 Zamora. Un punto muy caro

El Coruxo quiso rentabilizar un gol conseguido en el primer minuto de partido pero no fue capaz de materializar las ocasiones restantes de las que dispuso. Los rojiblancos, que perdieron a su capitán, Manu Arias, con fractura de húmero, consiguieron el empate en la recta final.


El Zamora celebra el gol del empate. Foto: El Correo Gallego.

No fue el partido soñado por ninguna de las dos escuadras que tuvieron que sobreponerse a diferentes obstáculos en el camino para acabar sacando un punto que, al menos para los visitantes, ha sido muy caro.

En el calentamiento nacho matador sentía unas molestias que le impedían ser de la partida y el Zamora CF tenía que hacer un cambio de inmediato e introducir en el once al juvenil Cristian que había viajado debido a la escasez de integrantes de la primera plantilla. Los problemas para los visitantes no acabaron ahí y es que en la primera jugada del partido un rechace de Dani Mateos daba en la cabeza de Manu Arias y se introducia en la portería dandole ventaja al Coruxo.

Se ponian las cosas muy de cara para los visitantes, quizá demasiado y por eso no supieron rematar el encuentro. Los gallegos le dieron vida a un Zamora tocado mentalmente que fue creciendo y encontrándose poco a poco. Samuel gozó de las mejores ocasiones locales, pero esta vez no estuvo afortunado de cara a puerta. El Zamora estaba noqueado hasta que encontró a Borja Rubiato que buscó todos los balones aéreos y consiguió que el Zamora se alargara. Fue entonces cuando aparecieron Sergio García y Javi Rodríguez para crear peligro. El primero se encontró con el palo por tercera semana consecutiva, el segundo le puso un balón en la cabeza a Alberto Prada que Cristian desbarataría con una inmejorable parada.

Antes de llegar al descanso y cuando más apretaba el Zamora, Manu Arias cayó al suelo tras un salto y se rompía el húmero, lo que lo mantendrá entre 3 y 4 meses de baja. Con todo de cara para los locales se llegó al tiempo de descanso.

La segunda mitad comenzó como la primera, con una incursión peligrosa del Coruxo que a punto estuvo de acabar en gol y matar el partido. En esta ocasión los vigueses no encontraron premio y tuvieron que seguir luchando. El juego se enrocó y a las dos escuadras les costaba crear ocasiones de peligro. El Coruxo movía el banquillo en busca de mayor estabilidad y Roberto Aguirre confiaba en los hombres que tenía sobre el campo. Cuando el partido parecía abocado al 1-0 una buena jugada del Coruxo acabó con mano de Alberto Prada dentro del área aunque el arbitro anuló la jugada por falta del atacante. En la siguiente jugada un balón colgado al área llegó hasta Borja Rubiato que con gran calidad coló el esférico por el segundo palo y ponía las tablas.

El Coruxo, que había tenido el partido demasiado fácil ya no tuvo poder de reacción y quedó a merced de los castellano y leoneses que siguieron apretando en busca del segundo aunque no hubo tiempo para más.

Al final, empate que no deja contentos a los locales porque tenían los tres puntos en la mano y que hace mucho daño a los visitantes que pierden a dos de sus hombres clave.