Osasuna Promesas ante el reto de salvarse


Osasuna Promesas celebra un gol la pasada campaña. Foto: Noemi Larrumbe.

Osasuna Promesas acumula un sólo punto en su casillero en ocho jornadas de liga. Con casi un cuarto de la competición disputado el bagaje es paupérrimo para los de Merino que necesitan encontrar una solución. Osasuna Promesas ha igualado el resultado de un sinfín de equipos que a lo largo de la historia de la Segunda B han luchado, tras un mal inicio, por salvarse y ninguno lo ha conseguido.

Tener un record en Segunda B es complicado, 35 temporadas con 80 equipos disputándo la liga, obliga a tener que ser muy preciso. El record de victorias consecutivas, record de puntos, record de goles, portería imbatida, mejor campeón de invierno… Muchos son los que lo han intentado pero pocos los nombres que lo han logrado.

Tambien hay records que nadie quiere poseer por lo negativo de ellos y uno de ellos es el que Osasuna B está bordeando. Se trata del del peor arranque en Segunda B en una liga con cuatro grupos, que esta en poder del FC Andorra que acumuló 9 jornadas seguidas perdiendo hasta que logró un empate en la jornada 10. Para entonces su golaverage era de -23. Este record parece difícilmente suparable ya que, con la competitivdad actual en esta categoría, aunque un equipo llegase a acumular tantas derrotas, su golaverage sería menor.

Tras el Andorra existe un grupo de equipos que tampoco empezaron nada bien. Es el caso, por ejemplo, del Atlético Malagueño con 1 punto en las primeras 8 jornadas y un golaverage de -14. Muchos equipos han igualado esta marca negativa de 1 punto, pero ningún otro con tan mal golaverage. El Osasuna Promesas, con -12 se sitúa ahora en segunda posición. El dato para los navarros es peor cuando tenemos en cuenta que en la jornada 9 el Atlético Malagueño consiguió vencer, por lo que podría dejar a Osasuna Promesas con un dudoso record.

El Atlético Baleares de la temporada 1989 – 1990 es otro de los equipos que empezó muy mal. El bagaje de los baleares era de 1 puntos en 8 partidos, el mismo que el del Osasuna Promesas a estas alturas. Sin embargo su golaverage de -11 es superior al -12 que tienen los navarros.

Hablando de navarros, otro caso similar fue el del Chantrea en la temporada 2000 – 2001. Los navarros acumulaban a estas alturas 1 punto también y el mismo golaverage que otro equipo que hizo un inicio similar, el Valladolid B, – 10, aunque tenían un gol a favor más que los blanquivioletas. Estos dos equipos tenían los mismos puntos que el Osasuna Promesas, pero un golaverage mejor que el de los navarros.

Otros equipos que empzaron con 1 punto en 8 jornadas son el Móstoles de la 99-2000 (golaverage -8) y el Rayo Majadahonda 2003 – 2004 (-12 pero más goles a favor que Osasuna Promesas).

 

CD Olímpico y SD Erandio

Los orígenes de Segunda B fueron complicados para otros equipos. Es el caso de la SD Erandio que también acumuló 1 punto en sus primeras 8 jornadas y que tenía un bagaje de -16. Aunque, eso sí, puede superar al Promesas si este no es capaz de puntuar la próxima semana ya que en la jornada nueve el Erandio sacó un empate en casa frente al FC Barcelona Aficionados.

Hay que viajar hasta la temporada 78-79 para encontrarse con un arranque peor. El CD Olímpico militaba por entonces en la recien creada Segunda B que, por entonces, estaba compuesta por dos grupos. la dificultad de aquella categoría, debido a que estaba reducida a la mitad de equipos, era manifiesta, y el CD Olímpico pagó el pato. En la jornada 8 tenían un punto en su casillero y su golaverage era de -18 con 7 goles a favor y 25 en contra (a la postre el equipo acabaría con más de 100 goles en contra al finalizar la liga). Además hubo que llegar hasta la jornada 12 para que volvieran a sumar, en esta ocasión 3 puntos, ante el Sevilla Atlético.

 

La Segunda B como grupo único

La temporada 1985- 1986 fue nefasta para la gran mayoría de los equipos de Segunda B que sufireron en sus carnes la reestructuración de la categoría que pasó de dos grupos a uno. Uno de los que resistió, al quedar sexto en su grupo, la reestructuración fue la UD Poblense, que pudo competir en el grupo único. Sin embargo, la dureza de un grupo único de Segunda B les pasó factura y también tuvieron un inicio de 1 punto en 8 jornadas y un golaverage de -19. No fue hasta la jornada 10 cuando consiguieron su primera victoria. Por fortuna para ellos, el experimento del grupo único fue un fracaso y al año siguiente ya se competiría, hasta la actualidad, en cuatro grupos.

 

Eludir el record del Andorra.

La papeleta que tiene por delante Osasuna Promesas para no ser el poseedor de este dudoso record es bastante sencilla. El FC Andorra no consiguió su primer punto hasta la jornada 8, pero es que, además, no consiguió su segundo punto hasta la jornada 16. Por tanto, Osasuna Promesas tiene por delante 8 jornadas más para sumar al menos un punto.

Si nos vamos más lejos, el FC Andorra no fue capaz de sumar su tercer punto hasta la jornada 29 del campeonato liguero. Para entonces, el equipo ya estaba descendido.

 

¿Posibilidades de salvación?

Un mal inicio no tiene porqué conllevar un descenso, aunque es cierto que obliga a una recuperación milagrosa al equipo ya que cada jornada que pasa es un pasito más hacia el abismo. Osasuna Promesas está a 8 puntos de la salvación, distancia salvable con tantas jornadas por delante, pero la pregunta es: ¿Se ha salvado alguno de los equipos que empezó con un record tan negativo como el del equipo navarro?

La respuesta es sí, un equipo. La UD Poblense se salvó del descenso tras empezaron con un punto en 8 jornadas. La mala noticia es que salvó porque hubo una reeestructuración de Segunda B que pasó de un grupo a cuatro grupos. Deportivamente acabó última y en puestos de descenso. Igual que ella, el resto de equipos que empezaron con este bagaje. Algunos consiguieron recuperarse y firmar segundas vueltas épicas como el Real Valladolid B, pero aún así su destino fue la Tercera División. El reto del Osasuna Promesas es romper esta barrera.