Caudal 1-0 Real Oviedo. Suspenso y suspendido

El árbitro suspendió el partido por problemas en la iluminación del Hermanos Antuña mientras que el Oviedo suspendió por su juego


Imposible jugar en el Hermanos Antuña.

Los partidos entre rivales geográficamente cercanos suelen destacar porque los técnicos de cada equipo conocen a la perfección las virtudes y defectos del rival. Esta tarde, Paco demostró que el tópico es cierto, generalmente. Digo “generalmente” porque, mientras que, Paco Fernández parecía conocer los defectos del Oviedo, su colega y rival, Félix Sarriugarte, no consiguió explotar los defectos del Caudal ni tampoco las virtudes de su propio equipo. Equipo que, como viene siendo habitual, fue plano, lento y previsible.

A los dos minutos de partido, Jandro recibió un balón a la espalda de Cantero y se la dio a Javi Sánchez para que éste, de tiro cruzado al segundo palo, batiese a Dani Barrio. Así comenzó una aciaga primera parte para los Sarriugarte.

El gol noqueó al conjunto azul y, un minuto después, Prosi pudo hacer el segundo. El centrocampista zurdo recogió una buena dejada de Rojas en la frontal pero su disparo, con la derecha, se marchó ligeramente desviado.

El Caudal llevaba peligro a la meta de Barrio y el Oviedo no quiso ser menos. Manu  Busto, a los cinco minutos, obligó a Segura a estirarse para evitar que su disparo lejano se colase en la portería mierense. Dicho disparo fue lo más cerca que estuvo el Oviedo de marcar en la primera mitad. Alegre y, otra vez, Manu Busto intentaron poner a prueba a Segura pero sus disparos lejanos y desviados no supusieron ningún peligro para el meta.

Tras unos emocionantes primeros minutos, la verticalidad del encuentro comenzó a decaer por ambas partes, el Caudal no necesitaba arriesgar y el Oviedo, que debía hacerlo, veía como sus ataques eran desbaratados por un conjunto caudalista muy bien asentado y que salía a la contra como una exhalación, sobretodo gracias a Jandro. El extremo asturiano fue quebradero de cabeza para Javi Cantero, lateral zurdo carbayón.

En el minuto 29, Rojas tuvo que retirarse por lesión y a partir de ahí el Caudal fue menos peligroso, aunque esto no implicó que los de Paco perdiesen ni un ápice de su excelente rigor defensivo.

Tras el descanso, el árbitro decidió demorar la reanudación del partido hasta que se solucionase el problema de la iluminación. Cuando la demora se extendía casi hasta una hora de duración y con visibilidad aún insuficiente, el árbitro, tras consultarlo con los capitanes, decidió que el partido se reanudaría. Sin embargo, un nuevo apagón hizo que el colegiado diera el partido por suspendido.

La Federación decidirá

Una vez suspendido el encuentro, las directivas trataron de alcanzar un acuerdo sobre la fecha en la que se reanudaría el acuerdo pero sin mucho éxito. Por tanto, será la RFEF la encargada de fijar la fecha.

FICHA TÉCNICA

Caudal de Mieres: Segura; Pantiga, Gonzalo, Nacho Fdez, Invernón; Richard, Prosi; Jandro, Javi Sánchez, Pevida; Rojas (Nacho Méndez 29’)

Real Oviedo: Barrio; Iván Rubio, Mantovani, David, Cantero; Aitor Sanz, Cerrajería; Xavi Moré, Manu Busto, Iker Alegre; Cervero

Goles: 1-0 Javi Sánchez

Cuerpo arbitral: El vasco Gorka Sagués Oscoz fue el colegiado del encuentro, asistido por Íker de Francisco Grijalba y Aitor Moqueira Antón.

Incidencias: Unos 2900 espectadores, 1100 de ellos oviedistas, en el Hermanos Antuña. El árbitro suspendió el encuentro al descanso por problemas eléctricos en la iluminación del estadio.