Cacereño 3-4 Málaga. Espectáculo

Los 7.000 espectadores que llenaron el Príncipe Felipe presenciaron un partido con siete goles de todos los colores


El Cacereño luchó hasta los minutos finales por conseguir un buen resultado. Foto: Hoy.es

Emoción. Quizá inesperada, pues se enfrentaban uno de los nuestros, del fútbol de barro, el Cacereño, y el batallador y sorprendente equipo europeo de Pellegrini, el Málaga. El ambiente, lo más destacado. Calor desde las gradas repletas del campo de Cáceres que pudo disfrutar de una noche de goles que llegaron, también de manera inesperada, por parte de ambos bandos.

Un suspiro soportó el equipo extremeño sin recibir gol, ya que Onyewu marcaría en el cuatro, con un Málaga serio y un Cacereño aun sorprendido por el ambiente y no acostumbrado a tener un rival de la talla del Málaga en el otro bando. De la falta de costumbre llegaría el segundo de los visitantes, quince minutos después, de la mano de Roque Santa Cruz aprovechando un error del meta local Vargas. El buen juego, aunque poco vertical y preciso arriba de los locales, no se transformaba en ocasiones que el Málaga sí sabía fabricar pese a no estar dando en el arranque del partido su mejor versión.

Pero al Cacereño le tocaba ser protagonista en su escenario. En sólo cinco minutos Jaraiz y Chapi le darían la vuelta al marcador. El ruido de las gradas, en aumento con la épica igualada de los suyos.

Sin embargo, Mateu Lahoz quiso dejar su nombre en el Principe Felipe. Seba pisaba área extremeña y, cuando estaba escorado, era derribado por Vargas, que cometía penalty y era expulsado. Expulsión un tanto rigurosa ya que el jugador malaguista no se encontraba en una posición muy favorable de cara a gol. Duda materializaba la pena máxima y ponía el 2-3.

Roque Santa Cruz, pasada la hora de partido y con un Málaga ya en superioridad que controlaba el partido y manejaba bien la situación, hacía el 2-4. En el 87, Esteve recortaba distancias poniendo el 3-4 y dando unos minutos de ilusión a las gradas del estadio cacereño. El empate no pudo llegar y la sorpresa, por poco, tampoco.

 


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *