Marcos Pérez: “El grupo de 21 equipos es un gran sobresalto para el Badalona”

Marcos Pérez de Arcos, nacido en Barcelona el 14/09/1984. Después de su paso por Espanyol B, Gramenet y Gavà, llegó al Badalona como suplente de David Valle. Una temporada después, el guardameta se convirtió en el tercer portero menos goleado de la categoría, llegando a jugar el PlayOff contra todo un Tenerife.


Foto: el9.cat

Marcos Pérez de Arcos, nacido en Barcelona el 14/09/1984. Después de su paso por Espanyol B, Gramenet y Gavà, llegó al Badalona como suplente de David Valle. Una temporada después, el guardameta se convirtió en el tercer portero menos goleado de la categoría, llegando a jugar el PlayOff contra todo un Tenerife.

Después de un inicio irregular, ¿Qué objetivos tenéis marcados para este año?

El inicio no ha sido como nos lo hubiésemos esperado. Pero el objetivo es, partido a partido. Salvar la categoría lo antes posible, y después ya miraremos más para arriba.

¿Hay ideas de poder llegar a Play Off si se consigue la salvación antes del final?

La verdad es que ahora mismo no nos lo hemos planteado. Sabemos que estamos en una situación complicada, y el objetivo ahora mismo es salir de esa situación de abajo.

Solo cinco equipos han encajado menos goles en el grupo. ¿Qué parte de culpa tiene Marcos en estas cifras, que tampoco son nuevas?

No es cosa de Marcos. El equipo defensivamente trabaja muy bien, ya que tenemos un buen bloque a nivel defensivo, y los números son cosa de todos.

¿Quién destacarías en la línea defensiva?

Estamos muy conjuntados todos. Tano Jorge, Gallardo, Pelegrí, Bermudo, luego Marcelo cuando ha jugado. Luego Sergi, jugador que no ha entrado pero es muy buen jugador. No hay ninguno que pueda mandar más que nadie. Simplemente nos adaptamos bien. Y luego a más tenemos la ayuda de Xavi Muñoz en el pivote defensivo, que es el equilibrio que le da al equipo.

En cambio, la faceta goleadora no es tan buena. ¿Qué le pasa al equipo para que le cueste marcar?

Yo simplemente creo que la pelota no está entrando. Quizás nos esté faltando un poquito de suerte también, porque creamos ocasiones. Y en según qué partidos, creamos bastantes. Yo confío al cien por cien en todos los jugadores de la parte de arriba, y creo que las cosas finalmente saldrán bien seguro.

¿Qué cualidad destacas en tu equipo?

Lo estamos trabajando todo bastante bien. La salida de balón… tenemos jugadores que con el balón en los pies saben hacerlo muy bien. Tampoco destacaría ninguna parte en concreto. En todas las facetas del juego, el equipo está trabajando bien. Lo que nos hace falta conseguir esos los resultados positivos.

Nos falta el encadenar un par de victorias seguidas. Con los resultados, la gente tendrá más confianza, y la pelota entrará más fácil. Está claro que con tres victorias seguidas, ya te encuentras en una situación más cómoda.

El siguiente rival, parece un rival asequible para volver a ganar. ¿Qué esperas encontrar en Yecla?

Va a ser un partido, como ir a la guerra. Un partido muy complicado, con jugadores experimentados en la categoría. Un partido que será muy difícil. Pero nosotros confiamos en nosotros, y tenemos muchas opciones de conseguir algo positivo allí. Son campos complicados al sur de valencia. Campos sin el perfecto estado. La gente aprieta mucho, y llevan en volandas a los jugadores. Son zonas muy complicadas de visitar.

¿Cuáles son tus favoritos para el PlayOff?

Huracán Valencia está ahí espectacular. L’Hospitalet también impresionante. El Alcoyano que estará ahí también. El Nàstic, que aunque esté abajo, tiene un equipazo. Filiales como el Espanyol, Villarreal o Levante. El Levante, un rival que ha sido increíble. Un equipazo. Y siempre habrá alguno que se colará, que espero que seamos nosotros.

Luego el Olímpic, ya el año pasado encajó pocos goles. A nivel defensivo, es un rendimiento increíble. Unos grandes números, solo dos goles encajados. Costará mantener el nivel todo el año, pero ya han conseguido mucho, que les vendrá muy bien cuando cojan el bache que todos cogemos.

Y mirando otros grupos, ¿has visto alguno destacado?

Cartagena está impresionante. Luego equipos como Alavés, Cádiz, Eibar… Tenerife, que el año pasado nos eliminó. El Lleida, en el Grupo II, está haciendo muy buena campaña.

Son los nombres que quizás más presupuesto tienen, cosa que te facilita fichar jugadores de más nombre o nivel para la categoría. Aunque el año es muy largo, y hay que seguir luchando a pesar de mucho nombre que tengas.

¿Qué opinas sobre tener un grupo de 21?

Para el Badalona, es un gran sobresalto. Repetir contra el Espanyol, que era un rival difícil. Partidos inter semanales. Tres partidos fuera de casa seguidos. Eso fue un mes jugando fuera de casa, que si no consigues resultados, te llevan abajo. Y luego cuesta salir de ahí, como nos está pasando. Y luego fin de semanas de descanso. Pero bueno, es lo que nos ha tocado, y hay que aguantar.

Foto: cfgava.blogspot.com.es

Fue algo espectacular, impresionante. Quizás lo mejor que me ha pasado a nivel deportivo, ante un rival como el Tenerife, que tanto en casa como en el Heliodoro fue impresionante. Un equipo de primera división. Una gran experiencia, inolvidable.

¿En el partido de ida salisteis con la sensación de haber dejado escapar vivo al Tenerife?

Por supuesto. La eliminatoria se decidió en nuestro campo. Si materializamos las ocasiones que tuvimos, no hubiese quedado certificado. Pero si lo hubiésemos dejado encarrilado. No es lo mismo irte con dos o tres goles, como hubiese sido un resultado justo, a irte 1-1. Ellos tuvieron un par o tres, y ya está.

¿Y como quedó el vestuario después de la eliminación?

El vestuario estaba tocado. Siempre quedas así después de una eliminación. Fue duro, porque teníamos mucha ilusión, después del gran partido en nuestro campo. Luego, cuando ya lo piensas fríamente, piensas que era un buen equipo que se quedó a las puertas. Fue una lástima, pero disfrutado ha quedado.

Fuiste el tercer portero menos goleado de 80 equipos. ¿Cómo se consiguen esos números?

Como he comentado, es un trabajo del grupo. No es personal, sino al contrario. Ha habido partidos que si he tenido que intervenir. Pero en la mayoría tuve que intervenir poco. Es un mérito global del equipo. Un trabajo espectacular del equipo que hacía que las ocasiones fuesen escasas, y así encajar pocos goles.

El primer año en Badalona, te encontraste con Valle por delante. ¿Cómo viviste ese año?

Yo salía de Gavà, de un descenso. Tuve la posibilidad de ir a un grande de la categoría como el Badalona. Y claro, los equipos grandes, suelen tener jugadores grandes. Fue un año de transición. Asumí mi rol, el de estar ahí para ayudar al equipo. Estar ahí, y hacerlo lo mejor posible a pesar de no jugar. Y trabajar duro para que al año siguiente el míster confiase en mí.

¿Qué te atrajo del Badalona para unirte a sus filas?

Hacía mucho tiempo que me gustaba la idea de ir a Badalona. Cuando me llamaron dos o tres equipos, con el Badalona no me lo pensé. Yo quería ir allí. Tenía varios compañeros que habían estado, o estaban ahí. Quizás por cercanía de casa, por todo un poco, era un equipo que me gustaba. Cuando salió la posibilidad, no lo pensé.

Después de debutar a mitad de temporada, ya nadie te sacó de la portería. ¿Te sentiste ya por fin titular en Segunda B?

Yo ese año firmé a última hora gracias a Llebaría. El último día de plazo de fichajes firmé, habiendo un gran portero como Óscar Fornés. Hizo una primera vuelta espectacular. Pero tuvo una lesión, y tuve la posibilidad de entrar. Y ya me quedé hasta el final. La verdad que si me sentí titular, y acabé con mucha seguridad porqué sentí la confianza del entrenador, que es muy importante. El trabajo aunque juegues o no, el trabajo es el mismo. Pero la tensión o presión, la responsabilidad de saber que vas a tener que jugar tu, es diferente.

¿Cómo ve uno la temporada cuando por fin sales como portero titular toda la temporada?

Sobre el papel puede parecer que sí. Pero primero hay que entrenar duro durante la pretemporada, y que luego el entrenador quiera ponerte. También había un gran portero, como Adrià Fradera. Empecé jugando, y empiezas con mucha ilusión y muchas ganas de intentar hacerlo bien y ayudar al equipo en todo lo posible.

El descenso en Gavà debió ser duro. ¿Cómo lo vivisteis?

Fue un año complicado. El presupuesto bajó muchísimo. Subieron muchos jugadores del juvenil. Y en una categoría así, sin menospreciar a los jugadores, la experiencia es un grado. Y entre lesiones y múltiples cosas, tuvieron que intentar sacar al equipo chicos que no habían jugado en la categoría, y eso es muy complicado. Fue de agradecer el apoyo que tuvimos desde la grada. Eran conscientes de la situación del club. La gente siempre nos animó y ayudó en todo lo que pudo. He vivido años muy buenos en Gavà.

Volviendo aún más atrás, ¿Qué sentiste en tu debut en la categoría de bronce?

Debuté con el Espanyol B, en casa ante el Barbastro. Un debut impresionante. La Segunda B no tiene nada que ver con la tercera. Debut increíble con victoria 3-1. El debut soñado, la verdad. Había pasado bastantes años en tercera, incluido un PlayOff con el Gavà. Había vivido cosas muy bonitas en tercera. Pero el paso a Segunda B, fue increíble. Aquel año, a Biel le tocó cumplir ciclo de amarillas. También estaba Isaac Becerra, un gran portero. Y nadie tenía claro quién jugaría. El míster nos dijo que no regalaría la titularidad, que estábamos allí para trabajar. Hasta el sábado no supe que iba a jugar. Para mí, fue una alegría tremenda.

Foto: Sport.es

Mi planteamiento es seguir jugando al futbol mientras se pueda, mientras pueda seguir trabajando de esto. Tengo mis cosas por ahí, como entrenador de porteros de la Damm, o entrenador de porteros en la escuela Navas.

¿Más adelante, ves la posibilidad del salto de categoría?

No me lo planteo. La verdad es que estoy muy a gusto en este club. Si algún día me fuese, sería para ir más arriba. Ojalá llegue algún día la posibilidad. Pero de momento no me lo planteo. Mi cabeza está en esta temporada, en Badalona. En conseguir los objetivos marcados, y ayudar en lo máximo posible al equipo y a la ciudad. Hubiese sido mágico el ascenso con el propio Badalona.

Si hubiese la posibilidad, ¿te plantearías marchar a otro grupo de la Segunda B?

No descarto nada. El mundo del futbol no te deja descartar nada. Pero ahora mismo no me lo planteo. Estoy totalmente centrado en el Badalona, y queda mucho por delante. Yo espero que el Badalona me siga queriendo aquí.

¿Qué le dirías a esa gente que dice que hay que medir más de 1.80 para estar bajo los palos?

Son puntos de vista. Hay gente que puede pensar que un portero bajito no vale. Pero también hay gente que dice que un portero muy alto tampoco vale. Yo soy como soy, mido 1’76, y estoy muy contento. Y estoy muy feliz por las cosas como me están saliendo. Agradecer la confianza a la gente que ha confiado en mí.

¿Cuál es el delantero más peligroso al que te has enfrentado? ¿El que más te ha hecho sufrir?

Tengo dos que, que además son amigos míos. Uno es Enric, del Cornellà. Él ya me marcó estando en el Espanyol B. Un tío al que aprecio muchísimo. Luego, otro amigo mío como es David Prats. Lo he tenido de compañero, y siempre hemos tenido nuestros piques, así que ahora imagina en el equipo rival. Muy amigo mío. David tiene el gol en la sangre. Y en cualquier jugada te la puede enchufar.

Si tuvieses que destacar un partido como una gran actuación, el día que te sentiste imbatible, ¿qué partido sería?

Siempre hay partidos en los que te sientes con esa confianza. Que paras la primera, y luego te sale un buen partido. Quizás haya varios partidos que he podido sentir que te salen bien las cosas. Si tuviese que destacar uno, hablaría de un año en Cadete B. Contra el Nàstic de Tarragona, que ganamos 1-0 contra el Cadete A. Quizás no he hecho más paradas en mi vida como aquel día.

¿Qué compañero te ha aportado mayor seguridad en el terreno de juego?

Hay muchos jugadores que te sientes seguros con ellos en el campo. Por ejemplo, desde la portería, las líneas defensivas que he tenido. El año pasado, tenía un línea defensiva tremenda. En Gavà, Juan Carlos, Socías… jugadores impresionantes. Carlos Jimeno. El año pasado Antonio Robles, Ferrón, Vázquez, Pelegrí, César… son jugadores espectaculares, con los que cualquiera se siente seguros con ellos. Xavi Muñoz… te podría decir muchos. Jugadores de la categoría de toda la vida.

¿Algún portero referente? ¿A alguno que seguías, admirabas, o has aprendido mucho?

De los que más he aprendido, ha sido con los porteros que he tenido a mi lado. Siempre he tenido ídolos. Victor Valdés es un portero que me gusta mucho. Pero porteros de los que haya aprendido, por ejemplo en mi primera temporada en Gavà. Yo siendo juvenil, Álvaro Navarro, un gran portero y persona que me eseñó muchísimo. Fue el que me ayudó mucho. He tenido porteros a mi lado buenísimos. David Valle, por ejemplo, ahora en el San Fernando. Compañeros muy buenos como Fornés. De todos siempre intentas sacar lo positivo de ellos.

¿Y porteros rivales a destacar?

En el Baleares Mackay, Morales del Sant Andreu, Caballero en el Orihuela, Unai Alba del Alcoyano. Grandes porteros de la categoría, o quizás de más categoría, donde han jugado. Hay porteros en el grupo muy buenos.

¿Qué entrenador te ha marcado más?

Quizás, el que me haya marcado más haya sido Toni Llebaría. Quizás porque he estado muchos años con él. He estado seis temporadas con él. Fue quien me cogió de la Damm al Gavà, el que me hizo jugar un PlayOff de ascenso. Hay entrenadores importantes también, pero destaco por años y amistad a Toni.

¿Manías antes de salir al terreno de juego?

Tengo muchas manías. Me santiguo y miro al cielo por mis abuelos. Antes de saltar les pido que me echen una mano. Saltar al larguero cuando llego a la portería. Tengo varias manías. Pero sobretodo, al saltar al terreno de juego, santiguarme por mis abuelos.

De no ser futbolista, ¿Qué serias?

Me gusta mucho el futbol, y la posición de portero. Me gusta mucho entrenar, y enseñar y entrenar a niños, ayudarles… Yo creo que mi futuro está ligado a ello, al entrenamiento de los porteros. Tanto a nivel de futbol base como a nivel profesional. Es mi pasión, y disfruto entrenando, jugando y enseñando. Disfruto cuando veo que las cosas que les enseño las aprenden, y las hacen bien.

¿Y cómo acabaste debajo de los tres palos?

Yo era jugador, era lateral izquierdo. Pero yo siempre quería ser portero. A mi madre no le hacía mucha gracia, porque decía que se pasa muy mal. Mi abuelo me regaló un traje de portero para una navidad, y le dije a mi madre que o me ponía de portero o dejaba el futbol. Yo no quería ser jugador.

El ser futbolista, ¿implica sobresaltos en tu vida normal?

Hago una vida totalmente normal. No soy futbolista de élite. Quizás algún aficionado me conoce y me saluda. Y yo le saludo encantadísimo. Pero sin problema ninguno.