Alavés 2-0 Sestao River. Un líder solvente

El Alavés resuelve con goles de Juanma Delgado y Barahona el compromiso ante un Sestao que opuso escasa resistencia.


Los jugadores del Alavés celebran el gol de Barahona. foto: Diario de Noticias de Álava.

El Alavés resolvió en la lluviosa tarde de ayer un compromiso del que fue dominador de principio a fin. En el libro de estilo que Nacho González ha impregnado a la plantilla, está subrayada la importancia de sumar los máximos puntos posibles como local. Por eso el equipo acostumbra a ser dominador cuando actúa en Mendizorroza y, salvo accidentes como ante la Real Sociedad ‘B’, pocos reveses va a vivir esta temporada la afición albiazul en el Paseo de Cervantes.

Parte de culpa del plácido partido que vivió ayer el líder la tuvo el Sestao. Condicionado por visitar al líder y por su condición de equipo de la zona baja, Ribera, ausente en el banquillo por sanción, varió su esquema habitual. Introdujo a Terrón en el equipo para formar una zaga con cinco integrantes, a los que se sumaban la correosa presión de Solabarrieta desde la medular y los constantes apoyos de Hernáez y Abasolo a los laterales.

La consigna apuntaba al dominio absoluto del Alavés, muy activo por las bandas, especialmente con Óscar Rubio y Casaseca por la derecha, y solvente dominador del centro del campo. Bastaron los primeros diez minutos para demostrar las intenciones de un Sestao excesivamente replegado, con una marcada línea de cinco por delante de Montero y otra de cuatro por detrás de Orbegozo. El equipo verdinegro desechó incluso la presión al Alavés, abogando por estirarse poco para evitar conceder el mínimo espacio al rival.

Con los papeles de cada cuál bien definidos, el Alavés empezó a trabajar para tratar de derribar la muralla vizcaína. La referencia ayer fue Juanma Delgado, titular por segunda vez en la temporada y primera en Liga, en detrimento de Viguera. Fue precisamente el ariete valenciano quien se benefició de una combinación entre Jonan y Barahona que le dejó frente a Montero, al que sentó con un regate para posteriormente cruzar el balón lejos de los dos zagueros que custodiaban la portería bajo los palos.

Los planes del Sestao se vinieron abajo cual castillo de naipes. Apenas veinte minutos había durado la imbatibildiad de Montero, muy inseguro en su regreso a Vitoria, y, además, el tanto llegó tras una jugada trazada entre líneas y por el centro del ataque. Sin plan alternativo desanimado por el resultado, el Sestao enfiló los vestuarios con una renta escasa dadas las ocasiones con que contó el Alavés, especialmente en las botas de un Barahona excesivamente errado en la primera mitad

El partido no tuvo más historia en la segunda mitad. El Sestao apenas contó con alguna tímida llegada sin peligro al área rival y el Alavés manejaba su ventaja sin excesivas apreturas, apremiado por la situación física de varios de sus jugadores en una semana intensa de competición. La sentencia llegó a media hora del final, con una jugada en la que Beobide robó en la medular, rompió desde atrás y provocó un disparo que rechazó Montero, y cuyo posterior chut cazó Barahona libre de marca en el segundo palo. Fue la guinda a la cuarta victoria consecutiva del Alavés en Liga, una racha de triunfos en la que el indiscutible líder del grupo no ha encajado ningún tanto.

 

Deportivo Alavés: Miguel Martínez; Oscar Rubio, Luciano, Agustín, Manu García; Beobide, Delgado; Casaseca (Ayala, 81′), Barahona (Viguera, 75′), Jonan; y Juanma Delgado (Luismi, 75′). No utilizados: Iturrioz y Sendoa.

Sestao River: Montero; Apraiz (Arambarri, 64′), Azkoiti, Muniain, Terrón, Arrizabalaga; Solabarrieta, Ibón Gutiérrez (Unai Calvo, 78′), Hernáez, Abasolo (Güemes, 72′); y Orbegozo. No utilizados: Lain Pérez y Larrazábal.

Goles: 1-0 Juanma Delgado (Min. 17); 2-0 Barahona (Min. 61).

Árbitro: José I. Hernández Cifuentes (comité castellano-leonés). Amonestó a Gaizka Apraiz (Min. 55) por parte del Sestao River.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada del Campeonato Nacional de Liga disputado en Mendizorroza ante 6.124 espectadores.

Por Kevin fernández ( @kevintxo )