Xavi Moré: “El futuro que le espera al Oviedo es ascender”


Xavi Moré posa junto a su perro, Piko. Foto: LNE

Xavi Moré Roca, 7 de Junio de 1982, barcelonés de nacimiento pero pucelano de corazón. Licenciado en Ciencias de la Actividad física y el Deporte y  entrenador de segundo nivel. Ex jugador del Real Valladolid, CD Castellón y  Pontevedra CF. Actualmente, vuelve locos a los laterales que juegan contra el Real Oviedo, del que, como otros cuantos miles, es accionista.

Nacido en Barcelona pero pucelano de adopción, cuando te preguntan de dónde eres, ¿qué respondes?

Nací en Barcelona. Mis padres y mi familia son todos catalanes pero nunca he vivido allí, coincidió con la etapa de mi padre en el Valladolid, y me considero vallisoletano.

Tu padre te dio hizo debutar en Primera con el Valladolid, ¿te miraban con recelo los compañeros por ser hijo del míster?

No, allí se hablaba de que, por una parte, me había influido positivamente y, por otra negativamente. Unos porque decían que podía haber debutado antes y otros porque decían que sí me había influido, positivamente. La gente del primer equipo, los jugadores, siempre me trataron genial y los del filial también.

¿En qué futbolista te fijabas de pequeño?

En Ronaldo (Nazario)

Has bajado de categoría en 2 ocasiones, conoces las tres categorías más altas del fútbol español, Primera, Segunda y LaSegundaB. Razones económicas al margen, ¿prefieres ganar partidos en 2B y luchar por ascender o luchar por no descender en 2ª?

Siempre quieres jugar en categorías superiores y preferiría soñar con mantenerme en esas categorías. En el Oviedo estamos intentando ascender. Son dos formas distintas de ver el fútbol.

¿Cuál fue el partido en el que acabaste más satisfecho contigo mismo?

Hace dos años, en el partido de Copa del Rey contra el Lugo. Ganamos 1-3 y me sentí física y anímicamente pletórico, como tocado por una varita mágica.

¿Y en el que menos?

Muchos. Siempre hay muchos partidos en los que intentas hacer muchas cosas y no te salen, en los que es mejor quedarse en casa.

¿Qué gol has disfrutado más?

El que marqué en el debut de Pacheta contra el Éibar. Lo había pasado mal en el primer tramo de la liga porque no había contado mucho para los entrenadores pero llegó Pacheta, confió en mí y se lo pude devolver con un gol.

¿Dónde crees que está el techo de Xavi Moré?

No lo sé. Todavía me queda mucho por jugar y, ahora mismo, estoy en el mejor momento de mi carrera. Estoy disfrutando de minutos en el Oviedo, me voy encontrando mejor después de la lesión y espero que esto vaya evolucionando hasta, por lo menos, llegar al nivel del partido contra el Castilla.

Futbolista, accionista, entrenador…  ¿lo próximo será un cargo en un despacho?

He estudiado Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, estoy haciendo un curso de Gestión de Entidades Deportivas y siempre me ha llamado mucho la atención la gestión de entidades deportivas. En un futuro no me importaría verme en ese puesto.

Define, en una palabra, esos 259 días en los que estuviste apartado de los terrenos de juego.

Soledad.

¿Cómo es Félix Sarriugarte como entrenador?

Es una persona muy meticulosa. Siempre está pendiente de todo, de gestionar bien el grupo, tanto deportiva como personalmente. Cuida mucho a la gente, se fija en los que están más bajos de ánimo y trabaja para animarlos.

¿A qué debe aspirar éste Oviedo?

Al ascenso. Al Real Oviedo no le queda otra que aspirar a ascender, ya sea de un modo u otro. El futuro que le espera a éste club es ascender.

Félix Sarriugarte ha optado por rotar a determinados jugadores (Íker Alegre, Jandro, tú mismo, incluso), ¿crees que eso es bueno porque fomenta la competitividad o, al contrario, piensas que un equipo ganador necesita más continuidad en el 11?

Ambas cosas son importantes pero el míster quiere que no nos relajemos y busca siempre el mejor once para cada partido. Puedes tener un once y, ante determinados equipos, tener que cambiarlo para enfocar el partido de otra manera.

En los últimos días la ampliación de capital del Real Oviedo, de la que ya se han emitido 450.000€ en acciones y que ya cuenta con más de 5.000 accionistas (solamente vía PayPal), ha tomado un carácter internacional. Medios rusos, americanos o indonesios se han hecho eco de la misma e incluso hemos podido ver en Celtic Park había una pancarta con el lema “SAVE Real Oviedo” o al internacional mejicano Guillermo Ochoa comprando acciones. ¿Añade presión a los jugadores saber que ahora tiene ojos de medio mundo pendientes de lo que hagáis?

No, para nada. Es un halago para los jugadores estar en un equipo como el Oviedo, que se está internacionalizando y que en todo el mundo se le aprecia (invirtiendo, además). Eso dice mucho de este club y de la globalización que está sufriendo el fútbol.

Finalmente, ¿qué se siente al ser el jugador más querido, o uno de los más, por el Tartiere?

Me siento con la responsabilidad de seguir correspondiendo a la afición y al oviedismo por el hecho de que me quieran y me aprecien tanto. Donde les puedo ofrecer cosas es en el campo, que es de lo que vivimos los deportistas, de los logros deportivos, y me siento con la responsabilidad de hacerlo.