Juan Díaz: “El secreto está en el bloque”


Juan Díaz. Foto: LNE

Juan Díaz Prendes (Gijón, 28 de Junio de 1977), más de doscientos partidos a lo largo de las siete temporadas que estuvo en Segunda A con el Real Sporting de Gijón y otra temporada más con el desaparecido Poli Ejido. Jugó en la Liga de las Estrellas con el Gimnástic de Tarragona y ahora, tras su paso por Montañeros y RSD Alcalá, “encañona”, desde lejos, a los porteros desde las filas del Real Avilés. Un mito, para los que llevamos años siguiendo esto del balompié. Un placer disfrutar de su zurda y más aún tenerle aquí, en LaSegundaB.

 

¿Cuál ha sido el entrenador que más te ha enseñado?

Todos tienen su librillo y me han enseñado pero el que más, probablemente, haya sido Marcelino.

 

A los 29 años te fuiste del Sporting, ¿fue duro abandonar el club en el que llevabas toda la vida?

Sí, la verdad es que sí. Al Sporting le debo mucho. Llevaba muchos años allí y la decisión fue dura de tomar pero tampoco me arrepiento de haber hecho lo que hice. Creo que fue lo mejor para las dos partes, en ese momento.

 

Como exjugador del Poli Ejido, ¿qué sentiste cuando desapareció?

Tristeza porque aunque era un club peculiar gozaba de bastante simpatía en todos los campos y había hecho 7 u 8 temporadas bastante buenas en Segunda A.

 

Has jugado en Primera, Segunda A, Segunda B y Tercera, ¿entre qué categorías notaste más el salto de calidad? ¿y menos?

El que más noté, entre Segunda A y Primera. Jugar en Primera es otra historia, lo que has vivido antes no tiene ninguna relación con esa categoría. El que menos, entre Segunda B y Segunda A.

 

Para el que no te conozca, ¿cómo es el Juan Díaz futbolista?

No me gusta definirme a mí mismo pero, normalmente, soy un jugador de mediocampo “zurdito” y con buen disparo.

 

Desde que te incorporas definitivamente a la primera plantilla del Sporting hasta que llegaste al Real Avilés, habías marcado 11 goles. Sin embargo, con el club blanquiazul ya has marcado casi el doble, ¿qué ha despertado en ti ése instinto goleador?

Quizás la posición en la que juego. Ahora me dejan más libertad, piso más área y estos últimos años ocupaba posiciones más retrasadas. Puede incidir un poco eso.

 

Has jugado de interior e incluso de mediapunta. Ahora llevas la manija en el Avilés, ¿en qué posición te encuentras más cómodo?

Con la edad que tengo (35) para interior me cuesta muchísimo, ya no tengo tanto recorrido. La verdad es que ahora estoy mucho más cómodo jugando por el centro.

 

El equipo golea y apenas encaja goles, ¿dónde está el secreto?

El secreto está en el bloque. Éste año se ha hecho un bloque muy compacto, se reúne juventud y veteranía. Los fichajes están cumpliendo las expectativas y todo está saliendo a pedir de boca.

 

¿Cómo es Chiqui de Paz antes de los partidos?

Es un trabajador nato. De todos con los que he trabajado, es uno de los entrenadores con más capacidad de trabajo. Como lo tiene todo tan controlado, antes del partido se relaja porque sabe que el equipo ya asimiló las ideas durante la semana. Es un buen entrenador.

 

El equipo ascendió casi a última hora y, sin embargo, es uno de los reyes del grupo. ¿A qué aspira éste Avilés?

A lo que decimos siempre. Hay que ir partido a partido que es lo que nos está funcionando y no pensar en nada más. Por ejemplo, el objetivo de este fin de semana es ganar en Coruxo. Y llegar a los 45 puntos lo antes posible, claro. Si llegamos en Marzo, estaremos peleando por unas cosas y si lo hacemos en Mayo, por otras. El reto es ese.