Toni Fidalgo: “El fútbol es casi una religión, especialmente en Oviedo”


Toni Fidalgo. Foto: realoviedo.es

Antonio Fidalgo Fernández (Avilés, 16 de Septiembre de 1952), más conocido como Toni Fidalgo, ex futbolista, periodista, alto directivo de la LFP y, ahora y por segunda vez, Presidente del Real Oviedo. La primera vez, siendo estandarte de la llegada de Alberto González al club azul, duró 27 días porque el discurso “ovetensista” de AG era una mera fachada encargada de encubrir el caos. Cinco años después, acudió a la llamada del Alcalde para salvar al Oviedo del hombre al que un día abandonó. Objetivo cumplido. En ésta parte de la entrevista hablamos de la ampliación de capital y de la llegada del Grupo Carso. La siguiente, centrada en los planos deportivo y extradeportivo, la podrán leer mañana. No sabría decir si es mejor conversador o dirigente. Por eso, mejor es que juzguen ustedes mismos y opinen.

Ampliación de Capital

¿Se conocen ya las cifras concretas, en euros, con las que se cierra?

Se cierra en unos 4 millones de euros. Cuatro y pico, más bien, dos millones del Grupo Carso y dos millones de la afición. Que yo tenga conocimiento, no ha entrado ninguna transferencia más. Podría ser que entrase alguna que se haya retrasado por cualquier motivo pero nada significativo.

¿Ha echado de menos la colaboración de alguien durante la ampliación?

Quizá, en algún momento. Siempre se necesita el respaldo unánime en una situación como esa pero, en general, los apoyos que tuvo éste Consejo fueron normales.

Ha habido momentos en los que se ha visto a un Toni Fidalgo muy pesimista respecto a la ampliación, ¿en quién se apoyó durante esos momentos?

No es que fuera pesimista, era realista. Pesimista era la situación. Yo la veía con realismo. No me apoyé en nada concreto. Simplemente, me apoyé en el profesionalismo de mi gestión. Sabía que teníamos que conseguir estabilizar la sociedad, darle toda la normalidad posible y hacernos creíbles. Creo que ese fue el punto de partida para todo lo que pasó luego. Pasaron muchísimas cosas y todas encadenadas de una manera muy satisfactoria. Fue como una conjunción astral positiva, favorable, pero si éste Consejo no hubiera acertado desde que se hizo cargo del caos el 12 de Julio, con toda seguridad esa conjunción astral no se habría producido.

El discurso que se utilizó desde un primer momento fue encaminado a buscar la reacción de la gente…

Lógicamente, había que transmitirle la realidad y hacer creíble la situación. Era imprescindible que hubiese una comprensión exacta de que, de no cubrirse la ampliación de capital, el Consejo estaba obligado por Ley a solicitar la disolución.

¿Hubo algún grupo con interés real en entrar en el club a parte del del señor Pina, PEGASO y, finalmente, Slim?

Ha habido doce grupos interesados en el club pero ninguno pasó de un simple interés. Todos me manifestaron el deseo de volver a ponerse en contacto conmigo pero todo quedó en nada. En algunos casos, pidieron información económica pero no hubo respuesta posterior.

Grupo Carso

La entrada del grupo en el accionariado del club podría ser también el primer paso de un gran empujón económico para Asturias, ¿qué le contestaría Toni Fidalgo a los que dicen que el fútbol sólo es “el opio del pueblo”?

Lo primero que es una frase más antigua que <<la Carracuca>> (risas) y un tópico de salón. El fútbol es una realidad social, desproporcionada, que trasciende los conceptos normales de las cosas. El fútbol es un sentimiento, una pasión. Diría casi una religión. Especialmente en Oviedo. Ésta es la afición más identificada con sus colores. Todas las aficiones son extraordinarias pero ésta ha tenido la ocasión de demostrarlo, por dos veces.

Cuéntenos algunos detalles sobre el proyecto que el grupo tiene preparado para el Real Oviedo.

No le puedo contar nada más allá de que estoy esperando a que vengan a Oviedo para conocer de primera mano la realidad, el estadio, las instalaciones deportivas del Requexón, la ciudad, etc. Pero el proyecto de manera inmediata, salvo cambios posteriores, no pasa por otros parámetros que no sean los de la normalidad, contención del gasto y gestión, en definitiva, sensata y de sentido común. Hay coincidencia con lo que estaba haciendo éste Consejo.