Un duelo de otro tiempo

Oviedo y Tenerife se enfrentan fuera de su sitio: la LFP


Jorge Perona, autor de los 3 tantos del último Tenerife – Oviedo (3-0) y exjugador de ambos conjuntos. Foto: diariodeavisos.com

Diez años han transcurrido desde el último enfrentamiento de ambos equipos en una liga profesional. Corría la temporada 2002/03, a la postre fatídica para la afición azul, y el Tete recibía al Oviedo. Era la jornada dos y, aunque la historia pretendiese decir lo contrario, ambos equipos luchaban por objetivos diferentes. Los canarios, recién descendidos de Primera, tenían en el horizonte su vuelta a la Liga de las Estrellas como objetivo. Los carbayones, por su parte, partían con el reto de salvar la categoría con una plantilla que había perdido a sus estrellas y había sido configurada, en su mayoría, con jugadores veteranos y canteranos. Tanto en aquel partido como en el balance final, ambos equipos firmaron las tablas aquel año. El Tenerife no ascendió y los carbayones dieron con sus huesos en los barrizales de Tercera, tras que el descenso administrativo que sucedió al deportivo.

Nueve temporadas después de aquel encuentro que finalizase con empate a uno, el caprichoso destino y la Diosa Fortuna volvieron a enfrentar a los dos conjuntos. Fue hace unos meses solamente. En el Grupo I de LaSegundaB y con los dos equipos luchando por un objetivo común: el Play Off. El Tenerife, efectivo y letal, ganó 3-0 a un Oviedo fundido físicamente y que no aprovechó sus oportunidades. Los tinerfeños acabaron en Play Off y el Oviedo, quinto, tuvo que conformarse con verlo por televisión.

Esta vez, el escenario repite los patrones de la temporada pasada aunque con matices. Mismo lugar y misma hora, el Heliodoro Rodríguez López (12h – hº insular); el Grupo, la categoría y el objetivo común, luchar por la liga, también serán los mismos que aquella vez. A pesar de los nexos comunes de ambos equipos, ciertas características han cogido el avión e intercambiado equipos. Hace un año, la mejor plantilla del grupo era la tinerfeña, éste es la carbayona. Hace un año, el equipo que no encontraba su estilo de juego era el canario, éste el Oviedo. Hace un año, el equipo que se apoyaba en la calidad individual para ganar partidos era el Tenerife, éste año es el conjunto carbayón. A pesar de los intercambios, el partido de éste año llega, aparentemente, con los equipos más desigualados que el año pasado.

El Tenerife, al que solo el Real Avilés parece poder seguirle en la carrera por el título, solamente no ha ganado dos partidos como local. La principal duda que suscita el cuadro local es la de cómo responderá tras haber encajado su primera derrota liguera. Por el contrario, el club carbayón solamente ha ganado dos partidos fuera de casa y las islas afortunadas no han sido una buena fuente de puntos durante los últimos años. Por suerte para los oviedistas las estadísticas son solamente eso, estadísticas.

La hierba, como suele ser habitual, igualará fuerzas entre dos onces parejos en lo que a la calidad individual de cada uno de sus hombres se refiere. Ambos equipos cuentan en sus filas con un puñado de los mejores jugadores de la categoría. Dos buenos porteros que han dejado su puerta a cero en la mitad de los partidos jugados, dos defensas sólidas con centrales poderosos por alto y laterales rápidos, aunque está por ver cómo suplirá Sarriugarte la baja de Lucien Owona, cuatro extremos tan rápidos como verticales, un par de mediapuntas capaces de crear magia con sólo rozar el balón y dos delanteros corpulentos, con un gran juego aéreo y, sobretodo, goleadores. El centro del campo marcará la diferencia entre un equipo y otro. En el Tenerife, David Medina se encarga de la labor destructiva mientras que el peso de la creación recae sobre Íñigo Ros. Por parte oviedista, ambos jugadores se reparten las tareas de creación y destrucción, aunque es Aitor Sanz quien más presencia defensiva tiene y Cerrajería el pivote con más vocación ofensiva de los dos. El estilo de juego es la gran diferencia entre ambos conjuntos. El Tete apuesta por un juego posesivo y creativo con la conexión Ros-Luismi Loro como base y los balones largos a Aridane como plan B. El Oviedo, por el contrario, aún no ha mostrado un juego definido en lo que llevamos de liga. El peso de los extremos resulta notable en ambos conjuntos.

El domingo, a las 13h (12h en las islas), cuando el árbitro pite, ésta previa ya será “papel” mojado pero podremos presenciar uno de los mejores partidos de la temporada. Disfrútenlo.

Twitter: @JacobodelaRoza


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *