Zamora CF 1-2 UD Salamanca. La Unión se lleva un gran derbi

El equipo de Gorka Etxeberría consigue remontar un partido vibrante que pudo decantarse por cualquiera de los dos lados pero que finalmente Igor y De Lucas decantaron para los salmantinos.


Rubiato intenta irse de su par. Foto: La Opinión de Zamora

Partido intenso de los que hacen afición, con casi mil salmantinos que viajaron a ver a sus vecinos del otro lado del Duero, y que transcurrió entre un bonito ambiente en las gradas y un encuentro vibrante en el césped.

Empezaron francamente mejor los visitantes que rompían con facilidad las líneas rojiblancas. Pudieron adelantarse en cualquiera de las tres oportunidades que tuvo Piojo en la primera media hora. El primer balón fue una pérdida de Cristian que robó el Salamanca buscando a Piojo aunque llegó antes Sergio Sánchez. Mucho más claras fueron las dos siguientes, ambas desbaratas por el portero zamorano cuando ya se cantaba el gol.

Los rojiblancos muy ordenados en defensa, no acababa de sentirse cómodos con el balón y no enlazaban varios pases seguidos. Sin embargo la calidad que atesoran los bajitos del Zamora salío a relucir en una contra perfecta entre Jorge y Dani Hernández que el 7 rojiblanco se encargó de hacer subir al marcador.

Como si de un deja vu se tratara, la Unión recordaba el partido siete días atrás en la que, tras dominar al Leganés, caía derrotado.

El gol le dio alas al Zamora CF que empezó a triangular y a convertir en un juguete a los charros. Pudo llegar el segundo cuando una vaselina de Jorge Hernández intentaba una vaselina que tocaba la red por encima del larguero, o cuando un cabezazo de Rubiato lo salvaba Raúl moreno cuando se envenenaba.

El descanso le venía bien a los dos equipos para coger aire tras una gran primera parte.

Los charros salieron dispuestos a empatar el partido pero en la segunda mitad el encuentro se enquistó, en parte, porque el árbitro se mostró muy tarjetero. A los 15 minutos de la segunda mitad ya la habían visto cinco zamoranos y dos salmantinos cuando a lo sumo deberían tenerla dos o tres jugadores.

El fuelle se le fue acabando al Zamora que vive plagado de bajas. El primero en caerse del partido fue Jorge Hernández que tras una entrada que le dejó fuera de combate. La Unión empezó a empujar entonces, echando el resto para llevarse, al menos, un punto. El Zamora, pese a que sufría cada vez más, no dejaba de encontrarse cómodo y buscaba el segundo a la contra. Las mejores ocasiones las tuvo Rubiato pero no fue capaz de ver puerta.

De un error clamoroso de Dani Palacios, al que se le escapa un balón, se aprovechó Igor para, con sangre fría, regatear a Sergio Sánchez y dejar sentado a Josete antes de poner tablas en el marcador.

Fue entonces cuando el Salamanca, espoleado por sus aficionados, creyó que podía llevarse los tres puntos y siguió metiendo al Zamora en la cueva. Un zapatazo de De Lucas sirvió para llevarse la victoria en el derbi en los mejores minutos de los unionistas.

El Zamora tocó a arrebato y dejó espacios atrás lo que pudo significar el tercero para los unionistas, especialmente en otro error de Dani Palacios al regatear como último hombre, lo acabó salvando Sergio Sánchez.

Con el partido ya muerto, tuvo la última el Zamora con un remate de Rubiato que puso en problemas al portero unionista antes de que la jugada fuera anulada por fuera de juego.

Al final, victoria importante para la UDS que vuelve a los puestos de arriba y rompe la mala racha de noviembre mientras el Zamora se queda, una semana más, en puestos de descenso.