Dimitri Piterman condenado a pagar siete millones al Alavés

La Audiencia Provincial de Álava ratifica la condena al dirigente ucraniano, a quien inhabilita durante 15 años para dirigir patrimonios ajenos


Dimitri Piterman resopla en la sala de prensa de Mendizorroza (Foto: abc.es)

La Audiencia Provincial de Álava ha ratificado esta mañana la sentencia que en su día emitió el Juzgado de lo Mercantil de Álava contra Dimitri Piterman. En ella, se condena al que fue presidente del Deportivo Alavés entre 2004 y 2007 a devolver de manera “solidaria” una cifra cercana a los siete millones de euros, y se le inhabilita de manejar patrimonios ajenos durante los próximos 15 años.

La cifra exacta que el dirigente ucraniano deberá afrontar es 6.890.191 euros. Junto a él, también han sido condenados su mujer, Milanendra Vikramsinch, y José Manuel Nereo, vicepresidente del club en la etapa de Piterman. A sendos colaboradores se les ha inhabilitado durante los próximos ocho años para gestionar patrimonios ajenos, castigo que se amplía hasta los 15 años en el caso del propio Piterman.

La sentencia económica que deberá afrontar el exdirigente albiazul tiene su origen en los desmanes económicos que tanto él como su junta directiva realizaron con las arcas del equipo vitoriano. Entre otras cosas, de las arcas del club salió dinero para abonar los tres años de estancia de Piterman, su esposa y el propio Nereo en un Hotel de cinco estrellas de Vitoria y también para gastos y negocios particulares del matrimonio Piterman. Además, los libros de cuentas del Alavés nunca estuvieron legalizados durante el trienio de ucraniano.

Según la sentencia, hecha pública esta mañana, existen tres razones fundamentales para confirmar la condena. La principal radica en la “irregularidad grave en la contabilidad” del club; por otro lado, se había detectado una “inexactitud grave en los documentos presentados al solicitar el recurso y salida la fraudulenta de fondos del club”; y, finalmente, el “retraso en la solicitud del concurso” de acreedores, al cuál se acogió el club en 2009 tras haberlo solicitado dos años antes. Además, los tres imputados deberán acarrear con los costes derivados de la prolongación del juicio.

Sin embargo, la sentencia podría aún no ser definitiva, debido a que existe la posibilidad de que Piterman presente un recurso de casación. Es decir, recurrir de manera extraordinaria dicha sentencia judicial ya que, a su juicio, consideraría que es errónea. Ha pasado un lustro desde que Piterman puso pies en polvorosa de Vitoria. No obstante, las jugarretas realizadas en los juzgados tanto por él como por su abogado, Javier Tebas, vicepresidente de la LFP, desde entonces, hacen pensar que ésta historia aún no ha escrito su capítulo final.