José Antonio Gómez: “Analizamos el partido por el trabajo, no el resultado”


Foto: joinfutbol.com

Este fin de semana hemos hablado con José Antonio Gómez, nacido en Valencia  el 30/03/1968. Entrenador de una de las revelaciones del grupo III de Segunda B, ha llevado al Levante B de tercera a ser segundo en el grupo. Haciendo uno de los mejores juegos del grupo, no olvida que su principal objetivo es formar jugadores. Pero sin dejar de lado el trabajo en equipo para aspirar al máximo.

Un recién ascendido liderando el grupo III de Segunda B. ¿No habéis notado mucha diferencia entre Tercera y esta categoría o es que se han adaptado muy bien los jugadores?

Si que se nota una gran diferencia. La Segunda B es una competición mucho más competida, con equipos mucho más trabajados y con jugadores mucho más importantes. Es una competición donde los equipos están mucho más igualados.

El año pasado hicimos una magnífica temporada. Hemos mantenido una base igual a la de la temporada anterior. Solo hemos tenido que hacer unos retoques al equipo, sobretodo donde nos faltada apuntillar la plantilla.


El objetivo del equipo es formar jugadores para el primer equipo, obviamente sin dejar de competir. ¿Se es ajeno a la clasificación?

Tienes que plantearte que sucede. Está claro que el objetivo principal, al ser filial, se halla en la filosofía de sacar jugadores. Formarlos de cara al primer equipo. También nos preocupa seguir haciéndolo bien durante la temporada. Si estamos donde estamos en la clasificación es porque lo merecemos, pero sin dejar de formar jugadores.


Once jornadas consecutivas sin perder y de ellas, nueve victorias. En un grupo tan igualado, esta marca sorprende. Echando la vista atrás, ¿cómo han sido estas 12 semanas de trabajo?

Está siendo algo difícil de conseguir es algo que nunca nos habíamos planteado ni si quiera soñado. Esto es porque algo se está haciendo bien. Hemos sacado partidos en situaciones complicadas, y en otras ocasiones con fortuna. Haber sacado 29 puntos de 33 posibles es para soñar, y da mucho que pensar. Esto es gracias al trabajo del grupo, y eso no es flor de un día. Es algo que si se consigue, es porque se merece.


En un deporte tan profesionalizado como el fútbol ¿Cuánto ha obligado a cambiar la preparación de la temporada el cambiar de 20 a 21 equipos cuando ya había comenzado la competición?

Realmente nada. En una competición tan dura, un fin de semana de relax nos vino bien para coger fuerzas. A nosotros nos llego en plena racha de resultados, y pensábamos que podía cortarnos la dinámica. Pero lo enfocamos como un premio al trabajo que estábamos haciendo. Y nos sirvió para coger fuerzas. No pasa nada por ser 21. Si el Orihuela está aquí, es porque lo merecía.


¿Que té está pareciendo el nivel de este año en el Grupo?

El nivel del grupo es realmente alto. Hay equipos que aún no se han enganchado a esta zona alta donde estamos, pero que seguro que lo conseguirán. Y hasta en la mitad de abajo, hay jugadores y equipos de mucho nivel. Es cierto que cinco equipos hemos conseguido abrir brecha, pero en el grupo hay mucha igualdad. Cuando lleguemos al punto en el que los puntos sean imprescindibles, los partidos serán durísimos. Con este nivel disfrutamos mucho.

De cara a favoritos, podemos tener al Huracán, Alcoyano o L’hospitalet que ya están arriba. El Olímpic y nosotros parecemos más la sorpresa. Y luego tenemos equipos como Villarreal B, Nàstic o el Espanyol, el cual empezó bien, que estarán ahí en la lucha. Sant Andreu, y en general el grupo catalán seguro que también llegarán, porque la igualdad es máxima.


Al margen del nivel del grupo, ¿Cual es el nivel actual de la Segunda B? y no sólo en lo deportivo, sino en lo económico, apoyo social…

El futbol en general ha bajado la influencia a los estadios, por culpa de las televisiones y la crisis. Y esto se nota mucho más en Segunda B, aunque nos encontramos partidos con muy buen ambiente, algo muy bueno para jugar a gusto y competir bien.

La AFE está haciendo un buen trabajo, responsabiliza a todos y hace la competición más seria. Los equipos se amoldan a la situación, los presupuestos de los equipos han bajado. Los clubs deben ser todos muy serios, y pagar las nóminas que han apalabrado con los jugadores. Aquí hemos llegado a sufrir un concurso de acreedores, pero ahora el club se encuentra en una situación estable. Ahora estamos tranquilos aquí.


¿Habéis llegado a pensar en un posible ascenso a Segunda División o es demasiado pronto?

No se piensa. La filosofía nuestra no es fijarnos en clasificación ni resultados. Analizamos el partido por el trabajo realizado, no por el resultado. Es inculcar una forma de trabajo. Los jugadores pueden estar contentos si el juego es bueno pero no hay resultado, y puedo estar enfadados con ellos aún si se ha ganado, pero el juego no ha sido bueno. En análisis es ir partido a partido, sin fijarnos en la temporada en general. La clasificación es fruto d este trabajo. Pensar en objetivos a largo plazo es algo irreal. De aquí unas meses ya veremos dónde estamos y ya veremos.

 

¿Cómo intenta jugar el Levante “B” al fútbol? ¿Cual es su seña de identidad?

Lo importante es tener las ideas claras, siguiendo los pilares que ya teníamos y desaroyandolos. El equipo siempre tiene un esfuerzo máximo. Queremos un equipo competitivo con las ideas bien claras. Es importante la autonomía del jugador a la hora de tomar decisiones. Que el jugador tome una decisión si cree que es la correcta. Luego el jugador se puede equivocar o lo puede hacer bien, pero lo importante es que yo quiero premiar la valentía y la toma de decisiones ante todo. Nuestra labor es sacar jugadores, que sepan actuar con toda tranquilidad y normalidad. Nos analizamos como equipo, queriendo ser un equipo competitivo, y que sea capaz de adaptarse a toda situación posible.