4 años de historia, 69 años de pasión

Érase una vez, hace casi un lustro, un abuelo llamado CD San Fernando. El pobre anciano tenía 65 años, su vida había sido de lo más complicada. Las locuras de la juventud le llevaron a llegar a la vejez lleno de enfermedades. Muchas de ellas incurables, que le llevaron a la muerte.

Antonio Arroyo twitter de @AntonioArroyoL @AntonioArroyoL

La familia del anciano, viviendo una de sus últimas alegrías antes de morir.

Un día, aquel anciano, en una de sus visitas rutinarias al médico de Bahía Sur se llevó una sorpresa inesperada. El médico Don Dinero le diagnostico una de las enfermedades mas peligrosas para una persona así. La Deuditis Monetaria Terminal (DMT). Sin más miramientos y sin contemplaciones, el doctor le dijo: “Señor, su enfermedad está muy avanzada y debo comunicarle que le quedan escasos meses de vida”.

Y así fue. Meses mas tarde el abuelo murió. Fue una de las muertes más dolorosas de la ciudad. El abuelo tenía una amplia familia que iba todos los domingos a visitarle, y a éstos se les quedó un hueco vacío en el corazón.

El abuelo, que tantas alegrías había dado a su familia, dejo huella durante el tiempo que vivió, y, todos sus familiares se negaron a que quedara en el olvido.

Ésta es la cara del recién nacido, se parece mucho a la de su abuelo.

Por suerte, una de las hijas del anciano CD San Fernando, llamada Unión Spórting iba a dar a luz poco tiempo después del fallecimiento de su padre. Fue niño, y se llamó San Fernando CD. Como su abuelo, pero con distinto apellido, como en cualquier familia.

El bebé vino con un balón debajo del brazo. Aun es muy pequeño, aunque ya ha aprendido a andar y ha dado grandes pasos. Nieto y abuelo son muy lejanos en el tiempo, pero han sabido mantener a la familia unida, mantener los principios de los inicios allá por el año 43. El bebé debe aprender de los errores de su abuelo, que fueron muchos, para tener una vida más sana y poder vivir muchos años más.

La familia azulina ahora disfruta de este joven bebé, sin olvidar al abuelo ni sus raices. Seguro que el anciano está muy orgulloso de su nieto, de toda su familia y de su ciudad. Ahora muchas cosas han cambiado. El médico ya no es en Bahía Sur ni tiene asientos de cemento en la sala de consultas. Ahora el médico se llama Iberoamericano y las sillas en las consultas son de colores.

Todas éstas historias se las cuenta la madre a su bebé de cuatro años. No sabemos si el pequeño las entenderá, lo único que está claro es que es un niño aplicado y que está haciendo su tarea a la perfección. Ahora, toda la familia disfruta de él, sin dejar de tener en la memoria al abuelo. Un abuelo que sentó las bases de lo que ahora es su nieto.

El joven San Fernando CD ha conseguido en menos de cinco años algo que a su abuelo le costó la vida. Ahora está en Segunda División B, empatado a puntos con el líder y dando una sensación de madurez inusual en un niño de su edad. La familia del SFCD (así le conocen los amigos más cercanos) está soñando despierta, y todo gracias a un bebé, a su bebé.


Comentarios

  • Alejandro Rodríguez

    Impresionante, los pelos de punta, enhorabuena por este artículo!

    # | 05.12.2012 - 18:34
  • FORZA C.D.S.F

    QUÉ HISTORIA MÁS BONITA , ME SUENA UN POKITO

    # | 05.12.2012 - 18:57
  • islita

    Desde estas líneas quisiera dar las gracias al autor. Los vellos de punta. SIEMPRE SAN FERNANDO.

    # | 05.12.2012 - 19:11
  • juaky

    Que bonito carajoo!!!
    Me siento orgulloso al ser de esta familia
    vamos equipo a por el arroyo!!

    # | 05.12.2012 - 19:23
  • azul FUERTE

    muy emocionante ,igual que el equipo en estos momentos,este año el san fernando cd ,sonara seguro,VAMOS ¡¡¡¡

    # | 06.12.2012 - 10:40

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *