El Palencia ha desaparecido


El Palencia pone fin a su trayectoria ahogado por las deudas.

Final anunciado. La desaparición del club palentino es ya un hecho tras haberse aplazado unas semanas para tratar de forzar la llegada de patrocinios, donativos y otros ingresos. La ausencia de liquidez y la deuda acumulada obliga a liquidar la entidad, que militaba en Tercera División, en el Grupo de Castilla y León, al que descendía por deudas al final de la pasada campaña desde Segunda B y tras haber esquivado el bache en lo económico y deportivo la temporada anterior.

Cuerpo técnico y jugadores abandonan ya sus entrenamientos. Desde ya cesan su actividad, tal y como lo hará el Club, y no se presentarán al partido que les enfrentaba este fin de semana al Atlético Bembibre. En la mañana de hoy se decidía sobre el futuro de la entidad y esa decisión iba a ser pública a medio día. Sin embargo, aun no siendo oficial, la afición morada esperaba ya el fatal desenlace desde el día de ayer.

Mediante una nota de prensa, la Administración Concursal del Palencia hacía pública la decisión de no continuar compitiendo y que había notificado ya a la Federación Española de Fútbol que no seguiría compitiendo, siendo esta una decisión irrevocable. Anunciaban también la ausencia de liquidez: el CF Palencia contaba en la mañana de hoy con un total de 25.145,66 euros. La ausencia total de ingresos impedía completar el presupuesto diseñado antes del inicio del ejercicio.

Asimismo, en la nota de prensa anuncian que se pondrán en contacto con las instancias judiciales para notificar el cese de la actividad de manera total y la disolución de la entidad. Sólo continuarán con su día a día los equipos juvenil y cadete gracias a los esfuerzos para mantener a estos equipos realizados por la Administración y los encargados del fútbol base palentino.

Agradecen a instituciones su esfuerzo para ayudar al club, así como a los jugadores, trabajadores y cuerpo técnico por su actitud. La decisión caía como un jarro de agua fría sobre los jugadores, que habían protagonizado diversas iniciativas con el fin de que el dinero llegase. Finalmente no ha sido así.

Una etapa de excesos

El Palencia ha terminado pagando, a largo plazo, los excesos cometidos en temporadas anteriores en las que pelearon  por el Play Off de ascenso a Segunda A. Un equipo que representaba a una ciudad de unos 82.000 habitantes que alimentaba económicamente a su equipo con la riqueza procedente de la industria del automóvil, que en los últimos tiempos ha tenido que apretarse el cinturón. Jugadores de calidad como David de Paula que estaban por encima, a la larga, del caché que el Palencia podía pagar. Desde esos años de bonanza, el declive, hasta el descenso a tercera ahogados por las deudas provocadas por una ilusionante pero desajustada gestión en lo económico.

La afición es, una vez más, quien paga la mala gestión

Una afición siempre presente, la morada ve de nuevo como su equipo desaparece. Las gestiones irresponsables han hecho que el equipo de la Balastera pase a mejor vida. Pero, a buen seguro y pese a las dificultades actuales, la afición palentina volverá a fundar su club y volverá a crecer con él desde el fondo, olvidando tiempos como los que ahora viven.


  • Avelino

    Lo triste no es ya el hecho de que desaparezca un club, si no que es ya la segunda vez que le pasa al mismo. Esperemos que a la tercera sea la vencida y que aprendan de los errores cometidos. Y que vayan tomando nota otros equipos que puede que estén jugando por encima de sus posibilidades y no solo en 2ª-B…