UD Salamanca 2 – 3 Real Madrid C: El Helmántico clama contra el arbitraje

La afición unionista acaba el partido lanzando objetos al campo y totalmente desquiciados por un arbitraje que perjudicó a los locales y que convirtió un partido vibrante en una guerra de trincheras.


El colegiado del encuentro fue el protagonista del mismo. Foto: Salamanca24horas

No hacía falta que apareciera el colegiado para que el partido que se estaba jugando en el Helmántico no tuviera ya suficientes condicionantes para atraer al espectador. El Real Madrid C salió valiente y pilló demasiado frio al equipo local que vivió cinco minutos de angustia corriendo detrás de sombras verdes. Los madridistas fueron superiores a la entidad unionista y fruto de este dominio llegó el 0-1 obra de Raúl de Tomás.

El golpe de verse por debajo sirvió al Salamanca para despertar y equilibrar el encuentro e, incluso pudo tener el empate en una jugada de Javi H. que Joel Johnson cortó cuando el salmantino se quedaba sólo ante el portero. La jugada, muy protestada por la grada, supuso la primera amonestación del partido, y el inicio del desquiciamiento de la afición charra con el árbitro.

El espejismo de los primeros cinco minutos dio paso a un vendaval local que empezó a inclinar el partido a su favor mientras el filial madridista únicamente era capaz de contener las embestidas salmantinas con faltas.

El criterio cambiante del colegiado durante estos minutos cabreó a los dos equipos que no acababan de entender donde estaba el listón. Así, jugadas que parecían merecedoras de tarjeta quedaban impunes y alguna lucha que no era ni falta se vio resuelta con cartulina.

El partido se atascó, cortó el ritmo del Salamanca y sin embargo le benefició. Del ambiente enrarecido que se iba gestando sacó Igor de Souza un penalti que el mismo acabaría introduciendo en la portería. La Unión remendaba su error de los primeros minutos y empezaba un partido nuevo.

Sin tiempo para celebrar el primer gol, el equipo de Gorka Etxeberría olió la sangre rival y quiso hacer daño. Aitor Pons se quedaba sólo delante del cancerbero y le daba la vuelta al marcador.

Tras el 2-1 fue el Real Madrid C el que reaccionó y volvió a estirarse. Las dos bandas madridistas hacían daño a los locales que tuvieron que dar un paso atrás. No fue suficiente y antes del tiempo de descanso un balón en profundidad para Burgui lo intentó cortar Raúl Moreno pero acabo derribando al delantero madridista. Penalti y expulsión. Adrián Murcia saltaba al terreno de juego y paraba el penalti.

En la reanudación, y con el Salamanca en inferioridad numérica, al árbitro se le acabó de ir el partido de las manos. El juego se volvió bronco, con permisividad arbitral que no lo cortaba y en el terreno de juego se estaba más tiempo en broncas y tanganas que jugando con el balón.

El enfado de los 21 protagonistas que estaban sobre el terreno de juego y de la afición iba en aumento pero alcanzó su cénit cuando el trencilla señalaba el tercer penalti de la tarde, esta vez, de nuevo, en contra de los locales. La pena máxima, cuanto menos dudosa, enfadó terriblemente a la afición que no vio nada punible en la acción. Esta vez sí, Burgui conseguía enviar al fondo de las mallas el disparo desde los once metros.

Pese a estar con uno menos, la Unión siguió apretando y llegando, en ocasiones, con verdadero peligro. Sin embargo, el dominio de la pelota era de los madridistas que no conseguían romper las líneas charras.

Todavía habría tiempo para otras dos acciones polemicas que encenderían más a la grada. La primera un posible penalti sobre Javi H. que el árbitro resolvió con falta del delantero salmantino; y la segunda, la expulsión de Zubiaurre por doble amarilla casi al final del encuentro.

El público intentó alentar a sus nueve hombres para salvar un punto pero los madridistas consiguieron superar en una acción lateral a la defensa local y un cabezazo de Mariano ponía el definitivo 2-3 en el electrónico.

Al final, tres puntos para el filial blanco que suma su tercera victoria consecutiva y una derrota para la UD Salamanca que acabó muy cabreada con la actuación arbitral.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *