Aarón Bueno, Arriga y Calderón bajas en el Gimnàstic

David Barrera twitter de @SenyorBarrera @SenyorBarrera

Las bajas del Nàstic. Foto: lasegundab.es

Las bajas del Nàstic. Foto: lasegundab.es

Lo peor que le puede pasar a un futbolista, y en este caso le ha pasado a tres que militan en Club Gimnàstic de Tarragona, es que en el propio club se ponga en duda la profesionalidad de un jugador y, por último, que el entrenador salga en rueda de prensa en la previa del último partido del año haciendo público que no los quiere en su equipo.

El caso más lejano y más claro es el de Joseba Arriaga. El que llegara a ser internacional en la selección sub 21 años atrás, y con una buena carrera en clubs de segunda división en mayor medida. Es simplemente una sombra del jugador que fue, un físico que ya no da para más y más cuando le hacen jugar fuera de las posiciones en las que fue importante. La gran duda de su fichaje es si no se vio en el reconocimiento su actual estado físico.

El segundo es un jugador con mucho cartel y que la temporada pasada jugó en segunda con el Sabadell. El caso de Aarón Bueno es un caso de futbolista cuya carrera siempre se ha desarrollado por debajo de lo que apuntaba cuando empezó a despuntar en la Gramanet Ferrolan hace ya algo más de 10 años. Un rendimiento nefasto en todos los partidos que ha jugado y no por falta de calidad: la última jugada con la que se quedara el aficionado en Tarragona es la perdida que supuso el primer gol del Olímpic en su último partido vestido de grana.

Y, por último, queda  una de las grandes apuestas de la temporada y que de titular indiscutible y de jugador clave ha desaparecido no solo de las alineaciones, si no también de las convocatorias.  Según palabras de Javier Salamero afirma que los médicos indican que está perfectamente y que las ultimas tres jornadas estaba para jugar.  Calderón dice que tiene dolor y no está para jugar, algo muy raro cuando todos los futbolistas siempre quieren estar en el verde.

Aarón Bueno y Joseba Arriaga son dos jugadores que llegaron los últimos al equipo y han sido los primeros en dejarlo por su nefasto rendimiento. Fueron considerados gangas, ya que llegaron al límite del mercado y se esperaba que le dieran un plus de calidad y experiencia al equipo.  En el caso de Joaquín Calderón algún día saldrá o no a la luz quien tenía razón o quién se equivocaba: médicos,  Salamero o el jugador.  Lo que está claro es  que cuando a un club le van las cosas mal, siempre pueden ir a peor.

Twitter: @ll__DaViD__l