Zamora sí paga a traidores

La situación económica por la que atraviesa el Zamora CF obliga a mantener en el cargo a Alberto Parras, director deportivo del club, que en pasadas fechas actuó contra el equipo que le paga movido por intereses personales.


Alberto Parras charla con Roberto Aguirre. Foto: La Opinión de Zamora.

Alberto Parras charla con Roberto Aguirre. Foto: La Opinión de Zamora.

Al perro flaco, ya se sabe que todo son pulgas y al Zamora CF le crecen los enanos hasta dentro de su entidad. La última noticia en salir a la palestra la ha protagonizado Alberto Parras que, de no haber sido por sus altos emolumentos y porque habría que pagarle todo el contrato, habría desaparecido de la entidad del Duero hace mucho tiempo.

Después de un tenso verano en el que el director deportivo intentó torpedear la renovación del técnico Roberto Aguirre y posteriormente, tras reinar la cordura en la entidad rojiblanca, intentó hacer lo más difícil posible la constitución de la plantilla de Roberto Aguirre e incluso trajo a algún jugador sin consultarlo con el propio técnico.

Tras los tiras y aflojas de la pretemporada en la que Palomi se marchó de nuevo a Santa Marta, la labor de Alberto Parras ha sido mas bien nula o negativa para los intereses rojiblancos. Tanto es así que en las últimas fechas se ha extralimitado de sus funciones y ha intentado herir de muerte al club que le da de comer.

Tal y como destapa hoy el diario digital Zamora3.0 lo que es vox pópuli desde hace unos días, Alberto Parras llamó personalmente al Ayuntamiento de Zamora para pedirles que no subvencionaran al club rojiblanco mientras estuviera esta Junta Gestora al mando, a la espera de que entrara nueva gente en la presidencia.

Ya en verano el entonces presidente, conociendo el perjuicio que su figura hacía al club, el entonces presidente de la entidad quiso deshacerse de Alberto Parras pero su contrato le blindaba hasta final de temporada y fue imposible llegar a un acuerdo con él. Ahora, a medio año para que se finalice la relación entre el club y el director deportivo, la directiva le ha expedientado y la ha reducido sus funciones a la espera de poder acabar su relación contractual con el menor perjuicio para el club.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *