La Mirada de Pablo López – Los refuerzos de invierno


La Mirada de Pablo López

La Mirada de Pablo López

Hoy, en su semanal repaso a las entrañas del fútbol, Pablo López nos habla sobre el mercado de fichajes de invierno. Un mercado al que le queda esta semana en la que ya vivimos y en la que los clubes apuran los minutos para tratar de reforzar sus plantillas. Pablo López nos da su opinión sobre dichos refuerzos y su gestión, nos anima a reflexionar sobre la necesidad de dichos refuerzos. Veremos cuantos de los equipos que están reforzándose en la actualidad consiguen alcanzar sus objetivos gracias a los nuevos fichajes. Esta es la idea de Pablo López.

LOS  REFUERZOS DE INVIERNO

 Estamos en invierno, momentos de reflexiones y análisis. Nos metemos en la parte intermedia de la competición, donde ya contamos con la experiencia de los primeros meses, que nos han servido para situarnos en el lugar de la tabla que nos corresponde.

 Planteamientos de verano que pueden estar reafirmándose en estas fechas, si vamos cumpliendo los objetivos marcados, o situaciones no esperadas para las jornadas que han transcurrido.

 Equipos que esperaban competir por puestos de play-offs  y están lejos de su objetivo; equipos que esperaban estar en puestos cómodos de la clasificación y están en zona de descenso… o equipos que, sin esperarlo en gran medida, se encuentran en posiciones de privilegio y con opciones de realizar una buena segunda vuelta para poder soñar con un objetivo mayor.

Estas situaciones, muy particulares en todos los clubes, nos hacen valorar la necesidad o no de reforzar el equipo en estas fechas. La forma de reforzarlo puede ser muy diferente, podemos reforzar nuestro equipo con un par de jugadores, porque se han producido lesiones o sanciones largas. Podemos reforzar el equipo porque en su composición de verano no se hizo de la mejor manera. O podemos reforzar el equipo porque lo necesita para conseguir sus objetivos.

El problema cuando se habla de reforzar un equipo en varias posiciones nos viene a trasladar a qué se hizo mal en la planificación de pretemporada. Que por los jugadores que apostó el club no han dado el rendimiento esperado, o no se han adaptado a las condiciones de ese club. Cuando los refuerzos son bastantes en las plantillas, significa que algo se hizo mal. Una plantilla no debe reorganizarse a mitad de competición con siete u ochos bajas y sus correspondientes altas. No digo que no se realice, porque muchos clubes lo hacen, simplemente comento que es un indicativo que ¨algo¨ se hizo mal y hay que intentar arreglarlo.

“…Cuando algo mal empieza, es difícil, no imposible, de reorganizar…”

En la mayoría de los casos donde se producen refuerzos en gran número, suele ser porque ven peligrar sus objetivos iniciales. Objetivos que pueden ser muy diferentes: desde salvar una categoría hasta hacer un esfuerzo por conseguir entrar en un puesto de ascenso.

La historia nos ha conducido a muchos resultados diferentes de estas situaciones. Equipos que han acertado plenamente con los refuerzos y les han aportado lo que buscaban contratándolos, lo que les conduce a la posibilidad de conseguir sus objetivos de verano.

Y también muchos casos donde la historia nos indica que esos refuerzos no han sido capaces de enderezar el rumbo del club que decidió incorporarles. No tiene por qué ser  culpa del jugador; en la gran mayoría de situaciones es debido a la dificultad de la situación para la que han sido contratados los jugadores. Situaciones muy complejas de solucionar, y donde la reorganización de la dinámica del equipo no es fácil.

Por lo tanto creo que el momento ideal para configurar una plantilla es en verano, con tiempo, con organización y con los objetivos claros. Si luego necesitas algún cambio en invierno, es normal para completar tu plantilla. El problema sucede cuando no es un refuerzo  de uno o dos  jugadores, sino de un gran número de ellos… Algo se hizo mal en su inicio. Y cuando algo mal empieza, es difícil, no imposible, de reorganizar.