Marcelino Maté: “estoy convencido de que la Segunda División B ha cumplido el objetivo para el que fue creada”


Marcelino Maté en su despacho, en la FCYLF. (Foto:FCYLF)

Marcelino Maté en su despacho, en la FCYLF. (Foto:FCYLF)

Tras ocho años como vicepresidente, en julio de 1996, D. Marcelino S. Maté Martínez fue elegido Presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol tras haber ganado los comicios electorales.  Cuatro elecciones más siguieron a la primera. La quinta, iniciada hace un año, contó con el apoyo casi unánime de los asambleístas, 82 de los 84 votos y 97 de los 99 avales posibles. Comparte este cargo con el de Presidente de la Comisión de Segunda División B. Hace unos días, os planteábamos, a vosotros, los lectores, la posibilidad de preguntarle a D. Marcelino todo aquello que quisierais, relacionado con la categoría de bronce del fútbol español. Nos gustaría agradecerle, de nuevo, a D. Marcelino su colaboración desinteresada y claras respuestas. Así como, a vosotros, las numerosas preguntas que nos hicisteis llegar, sin las que esto habría sido imposible. Hoy, os presentamos la primera parte de las dos que publicaremos con las respuestas del Presidente. En ella, hablamos de la categoría en general, del Caso Femenia y de la Estructura de la categoría. Mañana publicaremos la segunda entrega, que contará con la Economía y la Competición como temas a tratar. Sin más dilación, os dejamos con D. Marcelino Maté:

¿Con qué objetivo se creó la Segunda División B?

Hasta donde yo sé, y por lo que he visto estudiando las motivaciones de los acuerdos que se adoptaron en su momento y las distintas declaraciones de los protagonistas a la prensa de la época, la categoría se crea para dar un cobijo intermedio a los clubes que descendían de la Segunda División Nacional, a los que la Tercera División se les quedaba demasiado corta, y para los clubs más importantes de la Tercera División Nacional, a los que la misma se les quedaba escasa.

La categoría se crea en la temporada 1977/78 con dos grupos de 20 equipos, y mantiene esa configuración hasta la temporada 1986/87, en la que se deja un solo grupo de 22 equipos con la pretensión de que fueran incluidos dentro de la Liga de Fútbol Profesional; al no conseguirse aquel objetivo, a partir de la temporada siguiente, 1987/88, se juega en cuatro grupos de 20 equipos.

Varias décadas después de su creación, ¿cree que ha cumplido el objetivo?

Estoy convencido de que sí, y mucho más en esta época que en la que se creó la categoría, pues la diferencia entre la Segunda y la Tercera División es mucho mayor en estos tiempos que cuando se creó la categoría. Sigue siendo una competición adecuada para dar cobijo a los equipos que descienden de Segunda División Nacional y a los que la Tercera División se les quedaría insuficiente.

Si estuviese en su mano, ¿qué cambiaría de la categoría?

Establecería limitaciones en la configuración de las plantillas de los equipos, creando tres bloques, uno de futbolistas creados en el propio club, otro de futbolistas creados en el entorno del club y un tercero libre, cada bloque con ciertas limitaciones en sus contratos y en sus edades.

¿Cuál cree que es el principal punto fuerte de la 2ªB?

Es una competición que permite una convivencia bastante adecuada de unos equipos que en determinados momentos no caben en Segunda División y a los que la Tercera División se les quedaría excesivamente corta, que está creando buenos futbolistas y que está dando muchas oportunidades a los jóvenes.

Entre los equipos que componen la categoría, hay un importante número de representantes de capitales de provincia o de localidades muy importantes, lo que le da una buena presencia en los medios de comunicación, sobre todo en los provinciales o regionales, y un buen respaldo social.

CASO KIKO FEMENIA

En Junio de 2008, el Cádiz jugó frente al Hércules, equipo que alineó a Kiko Femenia. Los gaditanos, acabaron bajando al no perder el partido y reclamaron alineación indebida del jugador, entonces juvenil, no cumplía los requisitos legales para competir en las últimas cinco jornadas sin que la Ley lo considerase adulterar la competición. Hemos recibido muchas preguntas al respecto:

¿Por qué no se sanciona al Hércules por alineación indebida si la justicia ha dado la razón al Cádiz?

¿Por qué no se indemniza o asciende al Cádiz de categoría?

¿Qué pasaría en el caso de que la sentencia fuese firme a favor del Cádiz? ¿Recuperarían los gaditanos su puesto en la LFP?

¿Teme que el “Caso Kiko Femenia” se convierta en un nuevo “caso Obradoiro”?

Este es un caso que se produjo en Segunda División Nacional, no en la Segunda División Nacional “B” que es lo que nos ocupa, que fue resuelto por los órganos disciplinarios federativos y por el Comité Español de Disciplina Deportiva y que, tengo entendido, está en manos de la justicia ordinaria, por lo que entenderán que ni por razones de cargo, ni por la prudencia que se me debe exigir, me deba de pronunciar sobre el tema. Tampoco entiendo la importancia que pueda tener mi opinión personal en un tema que abandonó la sede federativa y está en manos de la justicia desde hace tiempo.

 “… esta configuración, que esté cercana a cumplir treinta años, es la correcta y la más adecuada…”

ESTRUCTURA

La estructura de la competición es uno de los asuntos que más interesa a nuestros lectores. Agrupa todo aquello que tiene que ver con el número de equipos, grupos y los cambios deportivos de categoría:

¿Ve viable la categoría con la estructura actual de cuatro grupos?

Estoy convencido, y no sólo yo, sino la mayoría de los equipos que componen la categoría y los distintos estamentos del fútbol español; cada vez que debatimos sobre esa cuestión llegamos a la conclusión de que esta configuración, que esté cercana a cumplir treinta años, es la correcta y la más adecuada para dar respuesta a las necesidades de los equipos que componen la categoría.

¿Tendremos la próxima temporada la misma estructura, a nivel de grupos y fase de ascenso, que tenemos ahora?

Lo normal es que sí, puesto que las modificaciones en el fútbol español, siempre se realizan con, al menos, una temporada de carencia, por lo que la estructura no debería de sufrir modificación, en cuanto a la fase de ascenso si se podría modificar siempre que se defina el nuevo modelo antes de la Asamblea del fútbol español el próximo verano, que es el Órgano que debería aprobarlo para que tuviera vigencia la próxima temporada.

¿Por qué no se reestructuran la Segunda División B y la Tercera División? ¿Es posible en un tiempo próximo cercano una liga de filiales?

No se reestructura porque el fútbol español entiende que es la configuración más adecuada conforme ya he explicado en preguntas anteriores.

En cuanto a la Liga de filiales, cuando se trató sobre su creación en su momento, se descartó toda vez que se entendió que excluirlos de esta categoría, no beneficiaría ni a la categoría, al privarla del atractivo que estos filiales suponen; ni a los propios filiales, al privarles de una competición mucho más competitiva de la que podrían formar entre ellos, como ya quedó demostrado cuando éstos contaron con una competición similar.

¿Por qué no dos grupos de 24 equipos (en Segunda División B), determinando una distancia equitativa de kilómetros? Ya es hora, ¡por favor!

Su opinión es muy respetable, tanto como la del fútbol español, que entiende que es mejor 4 grupos de 20 que 2 de 24, no obstante sería deseable que explicara las ventajas que supone su modelo con relación al implantado. Igualmente me gustaría conocer qué quiere decir con  “distancia equitativa de kilómetros” puesto que es algo que no entiendo en una competición abierta y que cada año cambia a más de la cuarta parte de sus componentes.

¿Se plantea la RFEF cambiar el sistema de liga y ascensos en 2ªB dada la gran crisis que sufren estos club?

No creo que cambiar el sistema de liga o los ascensos beneficie en nada la situación de crisis que sufren los clubes de la categoría y todos los españoles.

Si tenemos en cuenta la media de los desplazamientos de los clubes que componen la categoría, los gastos que los desplazamientos suponen, se cubren con la subvención que otorga la RFEF, por lo que la gran crisis que según manifiesta Vd. no está producida por los desplazamientos si no por otras circunstancias.

¿Por qué no se mejora la Segunda B, haciendo una Segunda A con dos grupos? (Norte y Sur)

No entiendo lógico plantear para mejorar una categoría inferior la modificación de una categoría superior en la que casi todo el mundo está de acuerdo con su configuración.

Entiendo que doblar, o casi, el número de equipos componentes de la Segunda División, mermaría considerablemente la competición y por lo tanto su atractivo, y significaría dejar reducidos al 50% los ingresos más importantes de esos clubes, lo que les llevaría a una situación económica sumamente complicada.

¿Se plantean disminuir el número de grupos en 2B a corto plazo? ¿A favor o en contra de un Liga de filiales?

Creo que con las respuestas anteriores esta pregunta se encuentra contestada. No obstante manifestarle que en el fútbol español nunca se ha llevado adelante una reestructuración que significara una reducción del número de equipos de una competición. Una reducción del número de equipos tan importante como la que Vd. propone tendría una cantidad de problemas importantes durante las temporadas en las que se pudiera ir llevando a cabo, por el incremento del ya de por sí elevado número de equipos que desciende cada temporada.