Madrid C 3 – Marino 0. El filial roza la salvación a base de goles

El segundo filial madridista venció con contundencia a un Marino de Luanco que se pudo llevar más goles y que desperdició buenas ocasiones para recortar distancias en el marcador


Sobrino abrió la lata, anotando el primer tanto. Foto: futboldedaimiel.blogspot.com

Sobrino abrió la lata, anotando el primer tanto. Foto: futboldedaimiel.blogspot.com


El conjunto dirigido por Manolo Díaz ha firmado, prácticamente, su salvación, les falta un punto para llegar a esos 45 puntos con los que, teóricamente, es altamente improbable bajar, a costa de golear a un Marino que nunca se encontró cómodo sobre el césped de la ciudad deportiva del Real Madrid. Los de Quirós, aunque tuvieron ocasiones para marcar, vieron como el equipo merengue dominaba el encuentro y dejaba los tres puntos en casa gracias a un contundente 3-0.

Aunque no avisaron demasiado, hasta que llegó el 1-0, el conjunto merengue dispuso de llegadas a la meta de Ponzo. Llegadas estériles, casi sin peligro, pero que dejaron un halo de amenaza y un claro olor a peligro a su paso. La más notoria fue un disparo lejano de Aguza pero el que golpeó fue Sobrino. El canterano madridista, hoy delantero centro, recibió en el área pequeña cuando el reloj sobrepasaba los primeros quince minutos de partido. Controló, se giró, remató a bocajarro y perforó la meta luanquina sin que Rafa Ponzo nada pudiese hacer.

Casi cuando se cumplía la primera media hora de juego, y sin que el Marino hubiese apenas reaccionado, Álvaro Medrán colgó una falta lateral buscando el área azulona. Rafa Ponzo se aventuró a salir hasta el punto de penalti para capturar la pelota pero falló en el intento y Dani Suárez aprovechó para empujar la pelota a gol y firmar el 2-0.

El segundo tanto pareció espolear a los de Quirós, que reclamaron un posible penalti sobre Juanma por agarrón de su defensor. En la jugada siguiente, el propio Juanma buscó recortar distancias con un testarazo que atrapó Rubén, muy bien colocado.

En la última jugada de la primera mitad, Barril fusiló desde dentro del área, Ponzo rechazó la pelota y Sobrino envió alto su remate, con el meta batido.

La segunda mitad, con el Marino volcado en busca de un gol que trajera aires de remontada, llegaron las ocasiones más claras.

En el 57′, Sobrino se plantó solo ante Ponzo pero su remate, raso, salió fuera por poco. Poco después, su colega del bando contrario, Juanma, hizo lo mismo. El asturiano aprovechó un fallo defensivo para plantarse ante Rubén pero su disparo, al igual que el del punta merengue, salió lamiendo la cepa del poste.

Poco después de esas dos ocasiones, que pudieron sentenciar o dar vida, respectivamente, al encuentro, llegó la sentencia madridista. El colegiado señaló penalti a favor de los merengues y Manolo Díaz dio entrada a Álvaro López para que transformase la pena máxima y cerrase el partido.

Mariano, tras una buena jugada personal, buscó el cuarto pero Rafa Ponzo, con una buena parada, lo evitó. Diferente suerte tuvo Diego, por el bando marinista, que chutó, en el área pequeña y buscando el segundo palo, pero el balón no encontró portería y salió besando la cepa del poste.

El gol de la honrilla para los astures pudo llegar de penalti, cuando llegábamos casi al noventa, pero Rubén detuvo el lanzamiento de Chus Hevia, que envió por encima del larguero el rechace del meta.

La victoria deja al filial salvado, virtualmente, pero no deja tocado a un Marino que mantiene su ventaja respecto al Guijuelo, equipo que ocupa el Play Out. Siete puntos separan a los de José Luis Quirós del conjunto dirigido por Sito.