Oviedo 1 – Tenerife 2. Golpe de autoridad chicharrera

El líder remonta en cinco minutos un partido controlado por un Oviedo que exhibió su mejor cara de la temporada durante los primeros setenta minutospero que no supo conservar la ventaja ante un rival de entidad


Luismi Loro. Foto: radiocostatenerifesur.es

Luismi Loro selló el primer gol de la remontada blanquiazul. Foto: radiocostatenerifesur.es

El líder remonta en cinco minutos un partido controlado por un Oviedo que exhibió su mejor cara de la temporada durante los primeros setenta minutospero que no supo conservar la ventaja ante un rival de entidad


A pesar de que ninguno de los dos equipos llegaba en su mejor momento, el partido arribó envuelto por el ambiente de las grandes citas. La expectación, casi de Play Off, y la tensión, propia de una final, aumentaron el interés de un partido que, a estas alturas del campeonato y con siete puntos de diferencia entre los rivales, poco tenía ya que decir respecto al final de liga. La expectación se concentraba más en hacer un buen partido, que diese confianza de cara al tramo decisivo, que en los propios tres puntos. Quizás por eso, los guardametas fueron espectadores de lujo de un encuentro con pocos disparos a puerta y mucho mediocampismo.

El Oviedo salió a por el partido desde el principio. Sin conformarse, en ningún momento, con el empate. De las botas de Casares y Héctor Simón salieron los dos primeros remates. En ambos el balón salió mordido y Aragoneses se hizo con él sin problemas. La réplica tinerfeña llegó, pasado el minuto trece, con un disparo de Alberto desde fuera del área que se fue a las manos de Orlando.

La precipitación inicial se relajó tras unos primeros minutos más intensos y el Oviedo se hizo con la posesión ante un Tenerife que no tenía prisa por atacar, parecía conformarse con el empate, y se defendía, con comodidad, de los envites del rival.

En el 26’, Manu Busto recogió un balón robado cerca del círculo central. El cántabro avanzó con el balón hasta aproximarse a la frontal, en cuyo vértice encontró a Javi Casares, que centró al corazón del área. El bote y la rosca hicieron que el defectuoso centro del extremo no fuese atrapado por Aragoneses, que rechazó el balón hacia dentro y lo dejó en bandeja para que Cervero marcase y se aproximase a Aridane en la lucha por el “Pichichi”.

El gol dio confianza al Oviedo, que a punto estuvo de anotar el segundo con una falta lanzada, desde la frontal, por Manu Busto. El balón superó la barrera pero se estrelló en el lateral de la red. El Tenerife, por su parte, tuvo el empate en un córner cabeceado por Aridane y en una falta botada por Luismi Loro, pero ninguno de los dos remates encontró portería.

A pesar del resultado, el primero en mover el banquillo fue José Carlos Granero, ya en la segunda mitad, sustituyendo a Casares por Señé. El dominio del balón seguía en manos del Oviedo y la entrada del catalán aumentó la creatividad del equipo local. Muestra de ello, fue un pase filtrado de Señé que dejó solo a Cervero frente a Aragoneses. La posición del punta, demasiado escorado, y la salida del meta chicharrero, que no dejó hueco alguno para que se pudiese colar el esférico y acabó enviando a córner, anularon el peligro de la ocasión.

El mediocampismo, interrumpido solamente por un cabezazo alto de Alberto, para el Tete, y un libre directo que se fue alto de Héctor Simón, para el Oviedo, se prolongó hasta que Luismi Loro firmó el empate con un gran disparo.

Un taconazo, buscando a Loro, sirvió para poner fin a la carrera de Ayoze. El mediapunta, marcado muy bien por la defensa oviedista hasta ese momento, recogió el balón en la frontal, levantó la cabeza y lo puso en la escuadra para subir el 1-1 al electrónico. Ese gol pondría fin a los mejores 70’ azules en lo que va de temporada.

Un par de minutos después del empate, Señé se fue de Bruno, pisó área y chutó buscando desequilibrar el marcador pero su disparo, demasiado centrado, fue detenido por Sergio Aragoneses.

Cinco minutos después del gol, Orlando Quintana salió del área para despejar un balón largo. Alberto recogió el balón en el círculo central y, con un gran disparo, firmó la remontada para el Tenerife.

El tanto de Alberto, producido por el fallo garrafal de Quintana, fue un jarro de agua fría para un Oviedo que no volvió a meterse en el partido, a pesar de quedar más de diez minutos para el final. La victoria del Tete aleja definitivamente al Oviedo de la lucha con los blanquiazules, que ya sólo tienen al Leganés como rival para hacerse con el primer puesto.

Equipo de Play Off

El Tenerife ya es, desde ésta mañana, equipo de Play Off. Primer objetivo cumplido. El equipo que dirige Álvaro Cervera es, a falta de cuatro jornadas, líder con seis puntos de ventaja sobre su único perseguidor, el Leganés, y la semana que viene ya podría proclamarse campeón del Grupo I.

Asturias, patria querida

A pesar de su mal comienzo en el Principado, con derrota en Mareo, el CD Tenerife y el territorio astur parecen llevarse bien. Así, el cuadro blanquiazul ha ganado en Asturias sus tres últimos partidos fuera de casa.