La UD Salamanca no conoce su futuro

La falta de decisión deja, por el momento, a la Unión sin futuro


La Unión ha completado una decepcionante temporada.

La Unión ha completado una decepcionante temporada.

Un histórico del fútbol español como lo es la Unión Deportiva Salamanca vaga a la deriva. Tras los esperanzadores apoyos que parecían llegar tras el inicio de la temporada, la llama parece haberse apagado. Los que antes habían demostrado intenciones de coger las riendas del club, ahora parecen retirarse poco a poco o no dar el paso definitivo.

La familia Hidalgo, que era el principal interesado en coger el control del club en todo este tiempo, no acaba de decidirse y la paciencia de administración concursal y afición comienza a agotarse. Todo entre un cúmulo de declaraciones de unos y otros y una falta de acción como nota predominante.

Durante la semana, Máximo Mayoral, uno de los administradores concursales de la entidad charra, declaraba que si los Hidalgo no se deciden, se hará un llamamiento a la afición. El club necesita liquidez, de la que ahora carece, y de no tenerla, la entidad podría tener que liquidarse.

Hay que recordar que los jugadores de la Unión Deportiva Salamanca llevan esperando un tiempo a que les abonen las cantidades que se les deben. Paciencia que se agotaba en la semana en la que jugaron frente al Real Madrid C, momento en el que decidieron mostrar públicamente su descontento saliendo al césped portando camisetas reivindicativas.

Juan Jos´ñe Hidalgo, por su parte, admitía a Cadena Cope que no ha podido estar muy al tanto de lo que sucedía dentro del club en los últimos meses y que, por ello, desconoce como se encuentra realmente la entidad. Para aclarar todo, Hidalgo ha pedido una reunión a la Administración del club.

Mientras tanto, la afición se impacienta. Algo que se generalizaba al conocer la noticia de nuevos impagos a sus jugadores. Los aficionados que acuden habitualmente a El Helmántico saben de la crítica situación de su club, de la necesidad de capital y de que alguien solvente tome las riendas de un club que vaga perdido desde hace mucho tiempo.

La solución al problema no puede demorarse mucho tiempo, ya que a final de temporada, la Unión Deportiva Salamanca tendrá que presentar cuentas y justificaciones ante las administraciones. Los números que entregará serán, incluso, peores que los que ya se conocen, ante la falta de inversión y la nula reducción de una enorme deuda.

Grave situación en el fútbol castellano leonés

Los tres equipos que viven en Segunda B pertenecientes a esta comunidad viven sumergidos en problemas económicos. El club vecino de la Unión, el CD Guijuelo, necesita liquidez para terminar de pagar a sus jugadores esta campaña. A recordar que la entidad chacinera estuvo a punto de no salir a competir por falta de medios en el verano pasado.

Por su parte, la vecina provincia de Zamora también cuenta con un equipo en problemas, el de su capital. El Zamora adeuda también varias mensualidades a sus jugadores y vive entre EREs, despidos y otras dificultades, aparte de encontrarse en descenso.

Soluciones para el equipo charro

Durante las últimas semanas, parecen haber salido a la luz diversas opciones para la entidad. Una de ellas sería la refundación, por la que han optado equipos vecinos como el Palencia que, tras no poder seguir existiendo y ahogado por las deudas, tuvo que liquidarse y comenzará desde el fútbol más modesto una nueva andadura.

Sin embargo, la idea de empezar de cero y acabar con el histórico club no gusta a la afición. No quieren que el suyo se convierta en un nuevo caso Club Deportivo Logroñés y, por lo que optan, es por evitarlo hasta el final y tratar de salvar a la entidad como sea.

La opción de que el capital popular entre en el club atrae, pero a la vez genera dudas. La idea es hacer algo similar a lo conseguido por la afición del Real Oviedo, si bien, la parroquia charra sabe que podrían no contar con los apoyos que la entidad azul tuvo en su momento.


  • Beto Santos

    Hidalgo, no abandones a TU equipo!