Cinco meses sin cobrar

Los jugadores del Zamora piden al club que la situación se solucione

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

Nacho Matador metió al Zamora en Play Out, Foto: LNE

Nacho Matador metió al Zamora en Play Out, Foto: LNE

El Zamora, actual competidor en Segunda B, que tras una increíble y milagrosa, casi épica, recuperación ha conseguido clasificarse para el Play Out que determinará qué equipo permanece, no cuenta con el capital suficiente como para pagar a sus jugadores.

Así lo han confirmado tanto club como jugadores en los últimos días. Son un total de 5 los meses que se debe a plantilla, cuerpo técnico y jugadores del club, una situación que pone en grave riesgo la supervivencia del club y, como no, su permanencia en Segunda B. Y es que, aun consiguiéndola sobre el campo en la Promoción de Descenso, el destino podría ser descender administrativamente a tercera.

Ese descenso en oficinas podría suponer la desaparición de la entidad. Los problemas económicos son el mal endémico del fútbol castellano leonés, que ha visto en las últimas temporadas como el Palencia desaparecía, la Unión Deportiva Salamanca tenía que pedir un salvavidas, la Cultural Leonesa se quedaba al borde del abismo, al igual que el Guijuelo,  y el Real Ávila ha estado a punto de morir. Eso sí, también existe en la comunidad la otra cara de la moneda. El Real Valladolid, aunque con problemas también de cartera, pervive en primera división, en tanto que Mirandés, Ponferradina y Numancia lo hacen en la segunda de las categorías.

En la mañana de hoy jueves, Manu Arias, uno de los capitanes del Zamora, pasaba por los micrófonos de Ser Deportivos. Allí confirmaba que la reunión de la directiva y la plantilla la habían cancelado los segundos, ya que consideran que hasta que no cobren no tienen nada que escuchar. “La gestora está haciendo lo posible, pero no acaba de llegar nada”, afirmaba.

Arias afirmaba haber comentado a sus compañeros sus dudas respecto a que vayan a cobrar lo que se les debe. Aun queriendo ser optimista, afirma que hay pocas razones para serlo. El dinero no llega, el tiempo se agota y la paciencia también.

El Zamora fue uno de los clubes que tuvo que depositar el aval para poder competir. Dicho aval parece no ser la solución para la plantilla del Zamora, que por ejecutarlo no quiere poner en riesgo el club pese a que con ello cobrarían.

En estos días de fiesta, Play Off y celebraciones, no es oro todo lo que reluce en Segunda B, y son muchos los equipos que, como el Zamora, tendrán grandes problemas para poder pagar a sus futbolistas antes de que concluyan sus contratos, generalmente en junio.

Equipos como la Gimnástica, que ayer declaraba que su deuda total ronda el millón y medio de Euros, parecen destinados a la desaparición. Errores presentes o pasados en una gestión que en Segunda B tiene que ser milimétrica, y más en tiempos como los actuales.