En el Ruta de la Plata creen en los milagros

Zamora CF y Villanovense llegan al play-out más difícil de la historia con la esperanza de la salvación intacta y con ganas de dar el primer paso de los cuatro que necesitan para jugar un año más en la categoría de bronce.


Sergio García quiere volver a marcar. Foto: mas.laopiniondezamora.es

Sergio García quiere volver a marcar. Foto: mas.laopiniondezamora.es

Porcentualmente, cada equipo parte con un 25% de posibilidades de salvarse. Sintomáticamente la sensación es que es muy complicado salvarse, casi una quimera, aunque uno de los cuatro lo harán. Una vez llegados a este punto, y cuando el descenso ha estado tan cerca para ellos dos, agarrarse a esta posibilidad sabe tan bien que la esperanza está desatada estos días.

Zamora hizo el más difícil todavía, le remontó ocho puntos a la UD Sanse, le ganó al CD Ourense en el minuto 88 y metió una falta que le salvaba del descenso en el 92 en Mieres para vencer, por primera vez en toda la temporada, fuera de casa.  Una ciudad que lucha más en el terreno económico que en el deportivo, llega lanzada tras las dos victorias consecutivas que ha logrado.

Incluso Jorge Hernández, prácticamente inédito durante la temporada, ha encontrado su hueco en la recta final y llega para sumar en la fase clave de la temporada.

Por su parte, los extremeños son un equipo acostumbrado a pelear y no le tienen miedo a esta nueva prueba. La marcha irregular durante gran parte de la temporada ha dejado lugar a un equipo fuerte con Montes en el banquillo. Los de Villanueva de la Serena se saben fuertes en esta recta del campeonato y quieren hacerlo notar en Zamora. Willy, entre algodones por problemas de tobillo, quiere reaparecer y volver a la senda del gol lo antes posible.