Héctor Simón adjudica la primera batalla a los de Granero

Un gol de Héctor Simón, al filo del descanso, hace llegar al Oviedo con ventaja de cara al partido de vuelta. Calle tuvo dos buenas ocasiones para marcar pero Quintana, primero, y el palo, después, lo evitaron


El gol de Héctor Simón pone al Real Oviedo por delante en la eliminatoria. Foto: lne.es

El gol de Héctor Simón pone al Real Oviedo por delante en la eliminatoria. Foto: lne.es

Seguir @JacobodelaRoza

“Hemos ganado la batalla, pero no la guerra.” Las palabras de Carlos Granero, en la rueda de prensa posterior al encuentro, dejan a las claras que, a pesar de haber tomado ventaja en la eliminatoria, esta no está, ni mucho menos, decidida. El conjunto carbayón salió enchufado, imposible no haberlo hecho con casi 20.000 espectadores en un Carlos Tartiere más azul que nunca, ante un Alba que, poco a poco, fue metiéndose en el partido. La primera parte fue vibrante entre dos equipos muy intensos que salieron a por la victoria. En la segunda, la intensidad decayó pero ninguno de los dos equipos se conformó con el resultado.

La primera llegada del Oviedo fue un aviso de que el Oviedo no dejaría para la vuelta la eliminatoria. Se cumplía el primer minuto de juego cuando Xavi Moré recibió, en el pico del área rival, un balón por alto. Su control orientado le libró de Pablo Gil pero el disparo del pucelano se fue alto. El conjunto azul aprovechó los primeros minutos para arrinconar a su rival e intentar marcar en los primeros compases. Sin embargo, fue Calle, a los diez minutos de partido, el que dispuso de la mejor ocasión para abrir el marcador.

Víctor Curto finalizó una jugada por la derecha con un centro a la frontal del área pequeña. Allí apareció Calle, libre de marca, para rematar de media chilena y anotar el 0-1, pero, cuando parecía que el balón entraría, una mano salvadora de Orlando evitó el gol. La ocasión hizo sentirse más seguro al conjunto visitante, que, a partir de ahí, comenzó a jugar mejor.

El Oviedo dominaba el esférico pero eran los de Luis César Sampedro, con un juego más directo, los que se plantaban con mayor facilidad en el área rival. Héctor Simón trataba de llevar la manija del partido, buscando constantemente a los tres mediapuntas, pero era Cervero el que, gracias a su juego aéreo, aportaba más al juego ofensivo del equipo. Papel similar al de Cervero fue el realizado por Calle, aunque el atacante manchego, a diferencia del pichichi carbayón, sí tuvo ocasiones para marcar.

Un par de disparos, duros pero centrados, obligaron a intervenir a Campos durante la primera mitad. El portero respondió bien ante ambos lanzamientos, pero no pudo hacer lo mismo con el disparo de Héctor Simón que se convirtió en el 1-0.

Cumplido ya el 45′, David Fernández sacó de banda, a unos 10 metros de la línea de fondo defendida por el Albacete, buscando a Cervero. Ni el nueve ni la defensa llegaron a tocar el balón. Casares controló la pelota, tocó atrás y, desde la frontal, un derechazo cruzado de Héctor Simón coló el balón en la portería de Campos.

Con desventaja en el marcador, el Albacete saltó, tras el descanso, decidido a por la victoria y, en el minuto uno de la segunda mitad, Calle tuvo la mejor ocasión. El delantero controló, con el pecho, una falta lateral botada desde la izquierda, retrocedió un paso, se giró y lanzó un zurdazo imparable que se acabó estrellando en el poste.

La gasolina de ambos equipos se fue agotando conforme iban pasando los minutos. Los cambios de ninguno de los dos equipos aportaron nada extra y, así, el ritmo del partido fue decayendo. En el 42′, Adriá pudo anotar el empate de falta pero la pelota se fue ligeramente por encima del larguero.

La victoria pone al Real Oviedo por delante, aunque queda todo abierto para la vuelta, domingo 20h, en el Carlos Belmonte de Albacete. El nivel parejo de ambos equipos y lo apretado de la ida serán un gran aliciente para seguir con atención el partido de la próxima semana.