Año negro para el fútbol en Castilla y León

Con la noticia de la posible desaparición de la Unión Deportiva Salamanca, se termina de completar el peor año para la historia del fútbol en la comunidad


El fútbol castellano leonés atraviesa graves problemas

El fútbol castellano leonés atraviesa graves problemas

Gravísimos problemas en la presente temporada para el fútbol en Castilla y León. Aparte de lo sucedido en los últimos días con la Unión Deportiva Salamanca, son muchos los problemas que se han dado en varios equipos de la comunidad desde la pasada temporada y que ahora repasamos

Desaparición del Palencia

Durante la presente temporada se producía la desaparición del Palencia tras varias temporadas malas en lo económico. Los bajos ingresos y el progresivo crecimiento de la deuda en la entidad morada terminaba dejando a la ciudad sin uno de sus clubes más importantes. Años atrás vivió una época de bonanza, viviendo cerca del ascenso a Segunda A. Etapa a la que se adjudica la culpa de la posterior desaparición y en la que se gastó más de lo que se disponía.

Guijuelo

En el Guijuelo también ha habido una serie de complicaciones en la última temporada que obligaron a la dirección del club a posponer el inicio de la competición en segunda b de la entidad. Incluso se llegó a pensar en no salir a competir definitivamente por la falta de apoyos. La reducción en las aportaciones públicas y la bajada del patrocinio de la denominación de origen de embutidos de la localidad estuvieron a punto de hacer que el Guijuelo renunciase a su plaza. En temporadas anteriores hubo problemas en los pagos.

Cultural y Deportiva Leonesa

La Cultural es otro de los equipos que ha tenido grandes problemas. Aun cuando estaban en Segunda B, el club estuvo a punto de desaparecer por la falta de liquidez que impedía el pago a sus jugadores y proveedores y que llegó a poner en riesgo incluso los desplazamientos de la primera plantilla a los partidos lejos del Reyno de León.

Zamora

El Zamora también vive con la soga al cuello. La entidad del Ruta de la Plata lleva cinco meses sin pagar a sus jugadores, ha cambiado de dirección varias veces en los últimos tiempos y tiene dificultad a la hora de encontrar nuevos negocios o empresas que aporten capital a la entidad.

Los jugadores han manifestado que ven muy complicado cobrar y que temen por la desaparición de la entidad. El Zamora, al ser uno de los clubes con deuda en temporadas anteriores, se vio forzado a poner aval para salir a competir.

Real Ávila

El equipo de Ávila, en Tercera, también ha tenido graves problemas económicos que han impedido el pago de todas las cantidades prometidas tanto a jugadores como a proveedores. La salida de la inversión que años atrás se había interesado en el club y la mala etapa económica actual obliga a la entidad, de cara a la próxima temporada, a buscar jugadores en la provincia para su primer equipo y rebajar las fichas.

La otra cara

En el lado opuesto, se vive un particular buen momento en las casas de Mirandés, Ponferradina o Numancia. Los tres compiten en segunda división y van cumpliendo sus objetivos. Los primeros podrían certificar su salvación este fin de semana, la Ponferradina está luchando por clasificarse para los Play Off y los numantinos han salvado el tipo con cierta facilidad. Los tres conjuntos gozan de una salud económica buena, con la duda de un Mirandés que tiene que completar aun su conversión a SAD.

El Valladolid permanecerá una temporada más en primera, aunque como otros casos de equipos de la primera categoría, suma una deuda histórica relevante.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *