Ipurua decide

El histórico feudo armero será tribunal para una de las eliminatorias más igualadas

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

Imagen del encuentro de ida (Las Provincias)

Imagen del encuentro de ida (Las Provincias)

Las ciudades de Eibar y Alcoy se enfrentan en el día de mañana en el pueblo de las armas. Ipurua, fábrica histórica del fútbol vasco, servirá para determinar si Eibar o Alcoyano merecen pasar a la siguiente ronda. De momento, los que serán locales ahora llevan ventaja. El empate a dos goles en El Collao permite contar a los de Garitano con la ventaja que otorgan los goles fuera de casa en caso de empate menor al ya cosechado.

Se enfrentarán con mucho respeto, evitando cometer los errores queu nos y otros cometieron en la ida. Y es que la pasada semana sirvió para determinar por que ni unos merecieron ser líderes ni otros entrar de manera más holgada a Play Off.

El primer partido tuvo una parte para cada conjunto. El cuadro armero aprovechó la siesta de los alicantinos para endosar un 2-0 al descanso. La gran primera mitad de Ander Capa, que sumó un gol y una asistencia que materializaba Abaroa, sembró la desilusión en las gradas de El Collao. Son embargo, la segunda parte sirvió para cambiar el guión y el Alcoyano encerró en su campo al Eibar, hasta conseguir igualar el choque. Cases primero y Javi Lara después, cerca del final y de penalty, consiguieron poner las tablas en el marcador.

El precedente nos hace imaginar un muy igualado partido para la vuelta de la eliminatoria. Ambos equipos han querido ser prudentes en sus declaraciones durante la semana y han desechado siempre la etiqueta de favoritos.

El verde

Habrá que ver como está el césped de Ipurua. El tapete armero ha sido protagonista esta temporada, conservándose en un pésimo estado durante los meses de invierno. Pero este año, el equipo de Garitano ha huido del cliché o estereotipo que perseguía a los equipos de Eibar y ha querido jugar buen fútbol, lo que se ha visto perjudicado por el estado del césped.

Parece extraño que a estas alturas siga preocupando. Pero es que el invierno no ha querido abandonar el País Vasco por el momento. Euskadi vive la primavera más dura que se recuerda en mucho tiempo y la última semana no ha sido menos. Lluvias y frío que parece se prolongarán aun durante este fin de semana y que perjudicarán el estado de la hierba.

Para ello, consciente de la importancia para su juego y para el espectáculo, el club eibarrés ha cuidado con mimo durante la semana el césped, reduciendo al mínimo las sesiones de entrenamiento sobre el campo que sustituirá pronto su sistema de drenado.

Un día especial

Con motivo del partido, en la ciudad se han preparado diversos actos que empezarán desde el mediodía. La comunión de aficionados del Eibar comenzará con un poteo por el pueblo, al que le seguirá una comida y seguirá por las calles hasta llegar en grupo a Ipurua.

Como no podía ser menos, la afición del Alcoyano estará presente en tierras guipuzcoanas.

Dudas despejadas

El Eibar guarda con candado su convocatoria para el partido frente al club alicantino. Algo que el Alcoyano no ha hecho, ya que su míster, David Porras, ya ha dado algunos detalles. Javi Lara, que ha estado durante la semana ingresado por una infección, estará en la vuelta.