El duelo definitivo

Constancia y Zamora se juegan la última plaza de salvación aunque existe el convencimiento de que los dos equipos podrían estar salvados después de que 27 clubes tengan que afrontar los pagos a sus jugadores en los próximos días si no quieren perder la categoría.


Constància frente al Zaragoza B cuando dejó sentenciada su eliminatoria. Foto: futbolbalear

Constància frente al Zaragoza B cuando dejó sentenciada su eliminatoria. Foto: futbolbalear

Es un duelo a vida o muerte, aunque también podría ser una eliminatoria de trámite. Los dos clubes preparan su enfrentamiento como si de un duelo fratricida se tratara, sin más miramientos y luchando por una salvación que, cuando empezó el Play-Out era bastante negra para ambos. En la recámara le quedará al perdedor la posibilidad de la salvación por motivos no deportivos, pero eso sólo se contemplará por las dos escuadras, una vez que en el campo no hayan podido batir al contrincante.

Los de Inca llegan con la satisfacción de haber vencido con comodidad al filial maño y con la seguridad que les otorga jugar en su feudo donde buscarán llevarse una buena renta para el partido de vuelta.

Los zamoranos, que sufrieron más de lo deseado en Villanueva, han vivido una semana convulsa en lo extradeportivo y llegan con varios de sus pilares entre algodones a la cita en Inca. La afición, consciente de lo complicado de la situación, han intentado movilizarse el martes y el viernes para mostrar el apoyo que tiene el club.