90 minutos para evitar el infierno


Jorge Hernández se desmarca. Foto: La Opinión de Zamora.

Jorge Hernández se desmarca. Foto: La Opinión de Zamora.

Zamora y Constancia se enfrentan en el duelo final por una plaza de salvación. La última, la única, una plaza a la que también aspiraron Real Zaragoza B y CF Villanovense pero que ya cayeron en la primera eliminatoria. 90 minutos fatales para decidir quién se queda en la categoría. O quizá no sean 90 y tengan que irse a la prórroga o a los penaltis. Aun así, eliminatoria angustiosa para evitar bajar al infierno.

 Los rojiblancos se juegan toda la temporada a una carta y, con ello, quizá también parte de su futuro como club, por lo que el encuentro frente al CE Constancia no es un partido más, no es el partido para salvar la categoría en Segunda B, es el partido más importante de la historia moderna del club.

Para los baleares la intención es poder confirmar el ascenso de categoría que lograron el año pasado, poder seguir un año más en Segunda B, afianzarse y dejar atrás la Tercera División. Los baleares quieren romper las quinielas y ser un equipo más de esta categoría.

Para esta cita los rojiblancos juegan con un as en la manga, el Ruta de la Plata. Gigante callado, adormecido, vestigio de grandes temporadas, de un fortín del pasado que quiere resurgir de sus cenizas. El Ruta de la Plata tendrá un color rojiblanco, tendrá las gradas más llenas que en cualquier partido de la temporada, tendrá ese olor a partido mágico de antaño.

Los baleares también confían en algo que, durante la temporada, les ha ido muy bien. Los isleños han logrado sus  mejores resultados fuera de casa y a ello se agarran con fuerza.

Las bajas serán protagonistas en los dos equipos. Los 43 partidos que arrastra el Constancia o los 41 con una plantilla muy corta del Zamora CF hacen que ambos  equipos lleguen en las lonas a este compromiso.

A las 12 de la mañana del domingo, a las 12 de la mañana del 16 de junio de 2013, la ciudad está llamada a un día marcado en el calendario del deporte provincia. Zamora CF y Constancia se jugarán salvarse o bajar, quedarse un año más en Segunda B o acabar con sus huesos en un pozo, como es Tercera División, del que muchos no salen y que podría, además, arrastrar al Zamora a un destino más oscuro aún.