Sergio García primer fichaje carbayón

El atacante Sergio García, procedente del Zamora CF, se ha convertido esta tarde en la primera incorporación del Real Oviedo 2013/14


Sergio García celebra un gol con el Zamora. Foto: laopinióndezamora.es

Sergio García celebra un gol con el Zamora. Foto: laopinióndezamora.es


Si las renovaciones, o las no, más bien, fueron rápidas, los fichajes amenazan con seguir la misma línea. Salvo, claro está, aquellos en los que se busque tensar la cuerda hasta los últimos días del mercado para tratar de ajustar al máximo las cantidades económicas. El primero, en ningún caso último, en llegar es un delantero que ya sabe lo que es golear, y por partida doble, en el Nuevo Carlos Tartiere.

Sergio García de la Iglesia, 8/8/1989, se desenvuelve con comodidad tanto por detrás del punta, donde optimiza más sus cualidades, como en la banda derecha. Aunque sus cualidades distan de ser las de un nueve, este año, también ha jugado, ocasionalmente, como delantero referencia. Principalmente, en los momentos en que Roberto Aguirre contó con escasez de efectivos.

Este joven delantero zamorano dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol en el Valladolid, con el que acabó debutando en Primera División. Al año siguiente, se mudó a Salamanca para jugar con la desaparecida Unión Deportiva Salamanca. Su primer año en el conjunto charro se saldó con sólo ocho encuentros disputados y uno sólo de titular. El descenso de la UDS a Segunda B le convirtió en un fijo en el once durante la 2011/12, en la que acabaría anotando 8 goles. Finalizada la misma, Sergio García decidía volver a casa, como el hijo pródigo.

El año en Zamora ha sido complicado y, sobre todo, muy sufrido. Con la presión constante de luchar por la salvación, conseguida en el Play Out, y los problemas extradeportivos siempre presentes. 8 muescas en su revólver, más, a buen seguro, de no haber sido por una lesión en la clavícula que le tuvo más dos meses fuera, han tenido mucha culpa de que el equipo rojiblanco pueda volver a disfrutar de la Segunda B la próxima temporada.

A partir de ahora, su presión será otra. Quizás no mayor que la sufrida con la soga del descenso atada al cuello, pero sí diferente. El objetivo del conjunto carbayón, marcado en rojo desde hace poco más de una semana, es el de campeonar, por lo civil o por lo criminal, y Sergio García ha sido fichado para ello.

Fichado por un sufridor

Si una virtud se puede destacar de Sergio es la velocidad. Su potente arrancada viene acompañada de un cambio de ritmo que difícilmente pueden frenar las defensas rivales. Sus desmarques a la espalda de la defensa a buen seguro que arrancarán los aplausos del Tartiere. Su uno contra uno, potenciado por su baja estatura, ha sufrir a los defensas rivales, durante toda la temporada. Bien lo sabe el Oviedo.

En el primer partido de pretemporada, azules y rojiblancos se enfrentaron en Pola de Lena. Un gol suyo contribuyó a la victoria del Zamora en el campo del Lenense. Ya en plena temporada, en el debut de Carlos Granero en el Carlos Tartiere, Sergio García marcó dos goles, uno con la inestimable colaboración del portero carbayón, Orlando Quintana. El juego de Sergio, entre líneas e incordiando a unos centrales superados por la situación, le convirtió en la primera pesadilla de Granero como entrenador carbayón. Si bien aquellos dos goles no le valieron para irse del campo con los tres puntos, le sirvieron para llevarse a casa la admiración del respetable. Un respetable que ya tiene en Sergio a uno de los suyos.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *