Madrid pierde efectivos


Imagen correspondiente al mini derbi de la primera vuelta. Foto: Real Madrid.

Imagen correspondiente al mini derbi de la primera vuelta. Foto: Real Madrid.

Guillermo Fernández | Este año no ha sido el más exitoso de los equipos madrileños en la categoría de bronce del fútbol español. De hecho, los descensos de Alcalá, San Sebastián de los Reyes y Rayo Vallecano B han hecho que, a pesar del ascenso del Puerta Bonita, Madrid pierda dos representantes en la Segunda B.

Y es que, salvo el Fuenlabrada y la gran temporada de un Leganés que cayó en los playoffs de ascenso a la Liga Adelante, ninguno de los madrileños ha estado a la altura. El Alcalá pagó su mal inicio de campaña y, a pesar de un amago de reacción tras el cambio de entrenador, Antonio Acosta no logró obrar el milagro y, aunque tuvo opciones de salvación hasta la última jornada, no consiguió mantenerse en la categoría.

Un caso parecido al del Alcalá ha sido el del San Sebastián de los Reyes. Es cierto que los pronósticos deportivos no contaban con su permanencia, algo que el equipo de Matapiñonera no ha podido evitar. Su temporada ha estado marcada por la irregularidad, algo que finalmente ha condenado a los de Álvaro García que, a pesar de contar con jugadores contrastados como Gibanel, no ha podido salvar al equipo de la quema.

Por último, el Rayo Vallecano B ha sido el menos esperado de los tres descensos. Los de Jimeno llevaban varias temporadas salvándose con solvencia pero en ésta no han cumplido con las expectativas. Una segunda vuelta sencillamente paupérrima les condenó a un descenso que no entraba en las apuestas de principio de temporada. La caída a tercera división se ha saldado con la destitución del técnico rayista y con la salida de varios jugadores importantes como el capitán Alcañiz o el guardameta Ismael Gil.

Estos descensos, unidos a que ni el Collado Villalba, ni el Unión Adarve ni el Trival Valderas han conseguido el ascenso de tercera división, han hecho que la representación de equipos madrileños en la categoría de bronce del fútbol español pase de seis a cuatro equipos. El Grupo I  de Segunda B tendrá menos viajes por la capital de España.