Los fronterizos se salvan

El club irundarra seguirá en Segunda B


El Stadium Gal seguirá viendo fútbol de segunda B

El Stadium Gal seguirá viendo fútbol de segunda B

Tras las gestiones de la última semana de plazo, el Real Unión ha conseguido salvarse del descenso administrativo tras reunir el dinero necesario para hacer frente a las deudas contraídas con los jugadores, que han tenido problemas para cobrar durante toda la temporada.

La ayuda de la Real Sociedad, que ha adelantado parte del dinero correspondiente al convenio que los de Anoeta tienen con los del Stadium Gal por ser club convenido y la financiación aceptada y ofrecida por el ente bancario vasco Kutxabank permiten a la entidad continuar en Segunda B.

La exigencia es clara:  el Real Unión tendrá que ajustarse a los tiempos que se viven, olvidarse de plantillas de gran caché y tratar de reducir deuda las próximas temporadas. Ya ha sido programada una ampliación de capital para que el club vuelva a contar con liquidez y no se vea en los problemas con los que ha contado en la ya pasada campaña.

De este modo, el club vasco permanece en Segunda B como estaba previsto. Sólo queda saber si la Federación Española obligará a la entidad a poner aval para poder salir a competir y si el club guipuzcoano cuenta con la liquidez suficiente como para realizar dicho depósito.