Carta de despedida a Víctor Sánchez

El CE Constancia se ha querido despedir de su capitán por los seis años de fútbol que le ha dedicado al club balear en los que ha acabado siendo capitán.


victor_sanchez

El capitán de los de Inca dice adios despues de seis temporadas. Foto: futbolbalear.es

Hablar de Víctor Sánchez es hablar de un Icono en el CE Constancia de los últimos tiempos. A pocos días de cumplir los 31 años, este Genovés se ha dedicado los últimos 6 años en cuerpo y alma al Club de Inca, que le acogió desde un principio como una parte importante de su familia.

Tras pasar por todas las categorías del Génova, comenzó su andadura en tercera división en el Playas de Calviá de donde pasó al Atlético Baleares, para ya en la temporada 2007/2008 acceder al CE Constancia.

Muchos y buenos años compaginando su trabajo como repartidor con su gran afición, el fútbol, han dado para mucho.  Finalmente, después de varios intentos infructuosos, por fin esta pasada temporada pudo lograr su sueño de jugar en Segunda B.

En su trayectoria futbolística, ha pasado por diversas posiciones en el campo, desde delantero centro a centrocampista, pero donde le recordaremos durante muchos años es en el centro de la defensa, donde ha llevado con soltura, confianza, y un auténtico liderazgo, el brazalete de Capitán del Constancia.

Es difícil describir las cualidades futbolísticas de Víctor. Probablemente no era el mejor en ninguna faceta, pero sin embargo era muy bueno en muchas de ellas, siendo por lo tanto un jugador de lo más completo. Contundente, Técnico, Agresivo cuando era necesario, Gran Visión de juego, Excelente Colocación,  Regular, Dominador del Juego Aéreo, y ante todo, un Líder dentro y fuera del vestuario.

Víctor fue el autor de la asistencia del Gol que le dio al Constancia el histórico ascenso a Segunda División B. Un hecho que se recordará durante mucho tiempo. Pero siendo importante este hecho puntual, no será por ello por lo que recordaremos siempre el paso de Víctor Sánchez por el CE Constancia, sino por su grandísima humanidad, que le hizo convertirse en el Gran Capitán del Constancia.

Este año Víctor nos deja para poder destinar a su familia y a él mismo un tiempo que hace años que no puede dedicarles y dedicarse. Una liga y unos entrenos menos exigentes, para poder disfrutar del fútbol de otra manera menos intensa que hasta ahora, pero igual de enriquecedora.

Te deseamos toda la suerte del mundo, y esperamos verte a menudo por el Nou Camp, donde has dejado muchos y buenos amigos entre tus compañeros, técnicos, directivos, colaboradores  y aficionados, e incluso entre los jugadores de los equipos rivales y árbitros.

¡GRACIAS, VÍCTOR!,  ¡GRACIAS, CAPI!