Mantovani sale cedido

El central no continuará en el Real Oviedo


Maximiliano Martín Mantovani Foto: lne.es

Maximiliano Martín Mantovani Foto: lne.es

Durante la presente semana Real Oviedo y Club Deportivo Leganés llegaban a un acuerdo para la cesión del central Martín Mantovani, de 29 años, hasta final de temporada. El acuerdo ha sido ya oficializado por parte de los dos clubes.

El ex de la Cultural, Atlético B o Atlético Baleares pidió la cesión por motivos personales, deseo que se le fue concedido finalmente. El jugador ha sido recientemente padre y se había incorporado una semana más tarde que sus compañeros al inicio de los entrenamientos en El Requexón. Mantovani, a través de una carta, ha explicado que ha sido víctima de una estafa que le ha obligado a salir del club.

Mantovani se ha despedido de la afición oviedista a través de Twitter dando gracias y diciendo que fue un honor para él defender la camiseta de los de el Carlos Tartiere.

Carta de Martín Mantovani:

Ésta es una carta que me veo obligado a escribir con mucho dolor y muy a mi pesar. Ha sido una semana que termina de la peor forma posible para mí porque me involucra en un engaño a gran escala. En todo esto, el peor parado, lamentablemente, he sido yo. Es por esta razón por la que creo que tengo que aclarar cosas para que ustedes sepan que éste es uno de los momentos más duros de mi vida.

Desgraciadamente confié en una persona que no era mi representante sino un supuesto intermediario entre el Nancy y el Real Oviedo. Este supuesto agente planteó un acuerdo con este club que se cerraría esta misma semana y tras el que, tanto el jugador (yo), como el club (Real Oviedo), saldríamos beneficiados de un futuro traspaso mediante el pago de una cláusula cercana a los 200.000 euros.

A la vista está que las cosas no salieron como esperaba. No fue tan sólo que esta persona nunca se presentó a la reunión que estaba prevista, sino que desapareció del mapa. En esos momentos, en los que estoy desesperado por la situación, me pongo en contacto con gente de Madrid, donde vivía este señor, y poco a poco me voy enterando de que era un estafador. Había estafado y
engañado a muchos más compañeros y, al mismo tiempo, yo entraba en ese círculo de
víctimas.

Esta persona, prefiero ahorrarme los calificativos porque lo que me sale ahora mismo del corazón sería alguna barbaridad, me utilizó. Jugó tanto conmigo como con la institución. Destruyó lo que más quería, que era seguir disfrutando de este increíble  club, y me enseñó una de las caras más terribles del fútbol.

Llevo cuatro días horribles que no se lo deseo a nadie, cuatro días con sus noches en los que apenas he comido, en los que habré dormido una suma de nueve horas y en los que pasé de poder construir el mejor futuro posible para mi familia, como trataría de hacer cualquiera, ha derruirlo todo por completo hasta hoy.

Ahora me voy cedido porque el club ya no cuenta conmigo. En ningún momento quise marcharme. Es impensable que, después de haber jugado un año increíble y con el reconocimiento de la gente, decida por mi cuenta y riesgo marcharme de Oviedo. Ésta cesión es consensuada con el club y decidida tanto por mi futuro como el de la propia institución.

Quería agradecer a todos mis compañeros y a toda la gente que estuvo a mi lado y al de mi familia el año que me hicieron vivir y disfrutar. Ha sido una experiencia única que exprimí al máximo en el día a día. A todas las personas que pude conocer y que nos acogieron con mucho cariño tanto a mí, como a mi mujer, como a mi hija recién nacida, gente con la que hoy mantengo una amistad, les estaré eternamente agradecido.

A este club y a toda su afición sólo les puedo decir MUCHAS GRACIAS. Gracias por haberme hecho sentir ese reconocimiento semejante al de un futbolista profesional, de Primera División, algo que hace de este club algo muy grande. Todo este tiempo he experimentado un cúmulo de sensaciones nuevas para mí, de cosas hermosas y bonitas que disfruté con mucha admiración y que no dejaban de sorprenderme en el día a día. Pequeños detalles que hicieron de mi estancia en Oviedo algo inigualable, algo que me llevo y que nunca olvidaré. Estaré totalmente agradecido a este club y siempre lo guardaré en mi corazón. El amor por unos colores pude sentirlo, pude vivirlo y eso es lo más lindo que le puede pasar a un jugador de fútbol.

Hoy estoy en una nueva etapa, en un nuevo desafío junto a una gran institución y lo afrontaré con la misma ilusión y perseverancia que mantuve aquí y mantendré siempre en mi vida. Espero que el Real Oviedo tenga la suerte que no tuve yo de ascender a Segunda y que, luego, pueda volver a disfrutar de la categoría que le corresponde. Espero que consiga VOLVER A PRIMERA.
Muchas gracias a todos por este año. Un gran saludo.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *