El modelo SAD de nuevo a debate

El modelo de las Sociedades Anónimas Deportivas, en tela de juicio

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

La afición del Real Oviedo pidiendo la salida del anterior consejo.

La afición del Real Oviedo pidiendo la salida del anterior consejo.



Con el descenso del Mirandés y el posible descenso del Alcorcón, dos clubes con sus cuentas al día pero que no han conseguido cerrar su conversión a SAD o sus ampliaciones de capital, se reabre el debate sobre la conveniencia del modelo de las Sociedades Anónimas Deportivas.

La incongruencia entre las normas deportivas y la justicia, la facilidad que supone el modelo SAD para mantener un club con deudas sin que se pague por ello o las diferencias del fútbol y su gestión en España respecto a otros países son los argumentos más escuchados entre los que critican este modelo.

Y es que son muchos los clubes que temen no poder ascender a Segunda o condenar su existencia por no poder completar el proceso de conversión. Casos como el del Real Unión, que ha acumulado una enorme deuda tras su etapa en Segunda, u otros ejemplos como los de Cádiz, Real Oviedo, Albacete y otro sinfín de equipos pone en tela de juicio la validez en España del modelo SAD.

Alejamiento del aficionado

Una de las características más comunes o uno de los hechos que más se suelen dar es el alejamiento del aficionado de su club una vez se ha completado la conversión a SAD. El aficionado pierde la opción a decidir sobre su club, que pasa a manos que, en muchas ocasiones, son ajenas totalmente al club o incluso de procedencia extranjera.

Un hecho que no sucede en otros países de Europa, donde el modelo SAD no aleja al aficionado y le sigue manteniendo en el proceso de toma de decisiones, en muchos casos, sin requerir una gran inversión de capital.

En otros muchos casos, para el aficionado es complejo conseguir que salgan del club mandatarios que generan daño a la entidad. El poder reside en la persona que posee la mayoría accionarial de la entidad, siendo muy complicado arrebatar a esas personas el bastón de mando. La única herramienta disponible suele ser la de la presión popular.

Miedo

El cambio de las pautas para la conversión a SAD, la cancelación de la norma o los cambios en la jurisdicción vigente generan respeto en los entes que dirigen el fútbol en España. Un cambio podría suponer el rechazo del aficionado y la reclamación por vía penal de muchos equipos que no lograron completar su proceso o que presentaron dificultades en el mismo.

Una gran responsabilidad supondría este necesario cambio que parece cuestión de tiempo, pero también de voluntad.