10 años después

Se cumplen 10 años del debut del Real Oviedo en Tercera

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

.

.

Es extraño que una persona que vive a un puñado grande de kilómetros de Oviedo escriba estas líneas. Líneas estas que tratan de relatar lo que ocurrió hace diez años, cuando uno que ahora teclea no era más que un niño. Pero que sabía lo que era el fútbol y lo que le gustaba. Lo genial de la actualidad, la posibilidad de recordar historias e, incluso, ver imágenes de sucesos pasados nos permite que personas aisladas también tengamos la opción de vivir cosas que nos perdimos.

El suceso puede parecer triste, por la categoría, por el rival, incluso por lo que rodeaba a lo que entonces sucedía. Dos descensos de categoría y muchos, demasiados despropósitos tanto en lo deportivo como en lo económico. Lo único bueno, aunque en algunos aspectos también reprochable, de aquella época, la nueva casa.

Hablo del Real Oviedo – Mosconia, de aquel primer partido del Grupo II de Tercera División que disputara el equipo azul en su casa hace diez años. El debut en Tercera de un equipo con una historia tan amplia y alargada en Tercera División parece una pesadilla. Lo fue, pero también fue la confirmación de la unión de una afición siempre presente.

Una temporada más, sin importar la categoría, los abonados al club del Carlos Tartiere superaron los diez millares y acudían a ver a su equipo en la cuarta categoría del fútbol español. En casa y lejos de ella. Pese a los seis puntos negativos con los que el equipo asturiano comenzaba la temporada, se logró alcanzar finalmente el liderato.

Hace diez años de aquel 1-0 con gol de Kily, que este fin de semana se volverá a enfrentar, enfundando la camiseta del Noja, a sus viejos colores. Rafa Ponzo, Aláez, Paul, Merino, Manu, Luismi, Granada, Kily, Jon Carrera, Armando Barbón y Recamán fueron los protagonistas de aquel día, de aquel triste y a la vez alegre debut. El Real Oviedo seguía vivo gracias a los que en aquel final de verano del 2003 estaban en las gradas.

La historia del Real Oviedo, desde entonces, ha transcurrido por los campos de barro. Con muchos altibajos, ahora ya superados, se instalan en la zona alta de Segunda B, desde la que quieren recuperar el lugar perdido en el fútbol profesional hace mucho tiempo.

Pero en esos diez años volvieron los baches fuera de lo deportivo. Volvieron los problemas de oficinas, los problemas de mandatarios que se creían dueños de algo más que el fútbol de una ciudad. Y la afición respondió de nuevo, pidiendo de manera unánime la salida de un Alberto que a nadie gustaba. Y salvaron al club de su desaparición, cubriendo de manera anónima la ampliación de capital hasta la definitiva llegada de Carlos Slim. Y vivieron de nuevo un Play Off de ascenso a Segunda División, con un Tartiere cerca del lleno, de nuevo.

Han pasado diez años y este fin de semana, fruto del destino o la casualidad, vuelve uno de los protagonistas a enfrentarse al Real Oviedo. Vuelve Kily, vuelve la memoria a los muchos oviedistas que vivieron aquel día. Eso sí, peleando ya por metas superiores a la de aquel 31 de agosto del 2003.