La fiesta acabó en tablas

En medio de la “celebración” por el décimo aniversario de la supervivencia del Oviedo, el Noja consiguió empatar a dos, remontando los goles de Pardo y Cervero


Abel Suárez, autor del empate. Imagen: tenerifedeportivo.com

Abel Suárez, autor del empate. Imagen: tenerifedeportivo.com

En medio de la “celebración” por el décimo aniversario de la supervivencia del Oviedo, el Noja consiguió empatar a dos, remontando los goles de Pardo y Cervero

Forma parte del decorado que al Oviedo le falle el pie en una fecha señalada – aunque la temporada pasada las tornas cambiaron -, y ayer volvió a pasar. Se cumplían diez años desde que el Real saliese a competir en Tercera División, tras el convulso y dudoso verano de 2003, y el partido ante la SD Noja se antojaba como la victoria ideal para dar carpetazo a la década más infructuosa de la historia azul y comenzar a pisar en firme hacia la LFP. Además, la presencia de Kily – autor del único gol azul en aquel 31 de Agosto de 2003 – aportaba más romanticismo a la primera cita del año en el Tartiere. Otros cuatro exoviedistas – Lucien Owona, Rubén García, Xavi Moré y Nacho Rodríguez – partieron de inicio en el once de Arzeno.

La línea de ataque del Noja, con Xavi Moré y Gerard Badía como nombres más destacados, invita a pensar en un conjunto atrevido y ofensivo que no duda en irse al ataque. Y los cántabros no defraudaron. Los atacantes intentaron poner siempre en aprietos a la zaga carbayona con verticalidad y mucha movilidad ofensiva. Defensivamente, la presión replegada propuesta por Arzeno complicó el trabajo de la sala de máquinas azul.

Con el centro del campo poblado de jugadores nojeños – hasta cinco se inscrustaban entre los pivotes del Oviedo y la línea de ataque – los de Granero se inclinaron por explotar las bandas, algo que será tónica habitual a lo largo de la temporada. Susaeta llevaba peligro por la derecha, con David Alba como apoyo, mientras que Eneko y Sergio Rodríguez buscaban constantemente el dos contra uno en la izquierda.

La primera ocasión del año en el Tartiere tuvo color visitante y salió de las botas de un viejo conocido, Nacho Rodríguez. El delantero recibió un buen balón filtrado de Ricky, que realizó un destacable partido, y se plantó, escorado, ante un Quintana bien colocado que evitó el tanto, en el primer minuto de juego.

La ocasión no minó los intentos locales por llevar la manija y, en el 6′, Eneko “voleaba” alto un centro pasado de Alba. La zurda exquisita de Eneko sería también protagonista de un par de centros medidos más y del primer gol azul.

El interior zurdo botó, en el 29′, un córner cerrado hacia la cabeza de Pardo y el central puso el balón donde no llegaba Rafa, con un buen testarazo.

El tanto local convirtió a los de Granero en dueños del partido, sólo un disparo de Rubén García, desde la frontal, alivió la presión sufrida por el Noja, y el segundo tanto no se hizo esperar.

10′ después del 1-0, Susaeta puso, desde la derecha pero con la zurda, un centro de oro para que Cervero, de inapelable testarazo, firmase el 2-0.

Nacho Rodríguez, celebrando un gol marcado con el SV Ried. Imagen: contrameta.com

Nacho Rodríguez, celebrando un gol marcado con el SV Ried. Imagen: contrameta.com

Se antojaba plácido el final de la primera mitad, pero, en los últimos cinco minutos de la misma, el Noja apretó – quizá alentado por la relajación carbayona -. Xavi Moré, primero, buscó la puerta de Orlando con una fuerte falta lateral que salió rozando el palo. Zarandona, después, cazó un rechace en el área para poner, con un buen disparo, en serios aprietos al meta azul y, finalmente, Nacho Rodríguez aprovechó un pase de cabeza de Ricky para recortar distancias de volea. El delantero cántabro volvía a ser titular en España después varias temporadas jugando en Austria y lo celebró marcando ante el que un día fue su equipo.

El Oviedo salió de la caseta dispuesto a no dormirse, a ampliar la ventaja, pero el entramado defensivo del Noja, que a pesar de ir por debajo en el marcador no perdió la cabeza por irse al ataque, no lo permitió. Solamente, un disparo de Héctor Simón, que transformó un rechace de la zaga en un cañonazo al palo, estuvo cerca de llevar el tercero al marcador. El remate del mediocentro tuvo su réplica en un derechazo de Xavi Moré que Quintana despejó, minutos después.

A partir de la ocasión del puñal pucelano, el Noja ganó peso en el devenir del partido. Los de Arzeno se lo creyeron y la falta de contundencia defensiva del Oviedo hizo el resto. En el 67′, el técnico argentino dio entrada a Abel y, cinco minutos después, el espigado medio cedido por el Tenerife, enviaba a la red un gran córner puesto por Xavi Moré. El gol de Abel, o de Arzeno, según se mire, acabó con las ocasiones de un partido que el cuadro nojeño acabó sabiendo defender lo conseguido y el Oviedo perdido entre balones colgados.

FICHA TÉCNICA

Real Oviedo: Orlando Quintana; Alba, Pardo, David, Sergio Rodríguez; Susaeta (Sergio García 72′), Iván Rubio (Annuntziata 78′), Héctor Simón, Eneko (Señé 64′); Alain Arroyo, Cervero

SD Noja: Rafa Martínez; Iñaki, Bustillo, Owona, Kily (Grego 71′); Zarandona, Rubén García; Xavi Moré, Ricky, Gerard Badía (Abel 67′); Nacho Rodríguez (Robert)

Goles: 1-0 Pardo, 2-0 Cervero, 2-1 Nacho Rodríguez, 2-2 Abel

Árbitro: el gallego González Arévalo, asistido por Blanco Rodríguez y Espasandín Cortés, mostró amarillas a los locales Alain Arroyo y Alba, y a los visitantes Bustillo, Kily, Rubén García y Ricky.

Incidencias: 8.060 espectadores presenciaron el encuentro en el Nuevo Carlos Tartiere. El partido se disputó con luz artificial. Césped ligeramente blando. Temperatura agradable.