Festín en Lasesarre

El Barakaldo firma un gran partido tras golear por 4-0 al Puerta Bonita


Lasesarre apluadió a los suyos. Imagen: LSB

Lasesarre apluadió a los suyos. Imagen: LSB

El conjunto fabril dominó a un equipo madrileño que cometió demasiados errores como para salir puntuando del feudo fabril

En una tarde más otoñal que de verano, las gradas de Lasesarre se preguntaban si los suyos iban a conseguir mantener la tensión y no desfallecer tras el gran esfuerzo hecho en Copa frente al Amorebieta. Rápidamente, tan pronto como los suyos iniciaban su primera carrera tras el pitido inicial, las dudas se disipaban.

Y es que desde el inicio los de Iñaki Zurimendi han querido llevar el peso del partido y desde el primer minuto han querido asediar al conjunto madrileño, incapaz de soportar el envite fabril. Al cuarto de hora de juego Orbegozo iba a aprovechar un grave error de Amaya -muy precipitado en el día de hoy- para lograr el 1-0 tras driblar a Sierra y finalizar a placer.

Después, seguía el dominio fabril y las ocasiones. Jorge la tuvo, pero su disparo acabó saliendo rebotado al tardar en cargar la pierna. La pareja de medios formada por Garrido y Eneko Rubio le seguía ganando la partida a la formada por Mosavez y Joshua, que nunca llegaron a jugar cómodos.

A los diez minutos del gol tuvo su primera ocasión Coque. El extremo zurdo fabril lograba tras una gran jugada personal plantarse ante Sierra, que acertaba a desviar el balón con una gran intervención.

El protagonista de la jugada anterior iba a anotar el segundo de la tarde poco después. Aprovechando un balón desde el saque de banda lograba remachar el balón a la red desde el área pequeña tras un buen gesto.

Así se iba a llegar al descanso en Lasesarre, con las gradas aplaudiendo el esfuerzo y el juego de los suyos y con el Puerta Bonita aun en el autobús.

El guión del encuentro no cambió y desde la salida de los equipos al césped la sensación seguía siendo la de un Barakaldo dominador que llevaba el peso del encuentro y de la posesión del balón.

Orbegozo, autor de un primer tanto en los cuarenta y cinco minutos iniciales iba ha disponer de su segunda ocasión que le serviría para firmar el segundo tanto: Eneko Rubio consigue recuperar un balón en el medio campo y meter un preciso balón entre los dos centrales a los que el delantero guipuzcoano gana en velocidad, llega a plantarse ante el guardameta madrileño y con un buen toque ajusta al poste y define. Era el 3-0.

El Barakaldo continuó con la misma intensidad y Goti en una jugada individual, además de Aguiar en una jugada a balón parado dispusieron de las suyas para firmar tanto hoy. Pero no llegaría hasta el 78 el cuarto gol, momento en el que Etxaniz logrará de cabeza su primer gol como fabril. Más de un año fuera de los terrenos de juego por una grave lesión de rodilla y la mejor medicina en el día de su vuelta al verde para un delantero.

Después, el Barakaldo gozaría de dos más: Jorge García robaba un balón y acertaba a irse solo contra la portería, su balón se quedaba atrás, lo recogía Manu y su centro no encontraba por poco destinatario. Después, Alberto Delgado de potente golpeo desde muy lejos veía como el balón pasaba muy cerca del esférico.

Como en el resto del partido, en muchos instantes, el encuentro finalizaba con el aplauso de unas gradas de Lasesarre muy satisfechas con el arranque liguero de los suyos. El Barakaldo sigue llamando a la puerta de los habitantes de su pueblo y quiere seguir enganchando. El Puerta Bonita, desaparecido en la práctica totalidad del encuentro, cometió demasiados errores y no supo jugarle e un rival hoy superior.