Victoria regalada

Álvaro Muñiz anotó, el día de su cumpleaños, un doblete que le sirvió al Marino para imponerse por 3-1 ante un buen Compostela y regalarle los tres puntos a su cumpleañero goleador


Álvaro Muñiz, en una acción del partido contra el Racing de Santander. Imagen: populartvcantabria.com

Álvaro Muñiz, en una acción del partido contra el Racing de Santander.
Imagen: populartvcantabria.com

En la rula no preguntan, apuntan. Y eso fue lo que pasó, ayer, en Luanco. Los de Quirós fueron inferiores, en el juego, a un Compostela que, ofensivamente, lo hizo todo bien, excepto lo importante, marcar. Los de Fredi Álvarez dominaron la posesión durante casi todo el partido, pero el Marino aprovechó su velocidad para hacer que los gallegos pagasen muy caros sus errores. De una primera parte sin apenas ocasiones, los de Quirós sacaron petróleo y se fueron al descanso con 1-0 a favor. En la segunda, Jandro anotó muy prontó el segundo, tan pronto como tardó en recortar distancias Joselu. Álvaro firmó su doblete, a falta de 25′, para tranquilizar el partido y cerrar el 3-1 final.

El Compostela salió mejor que el Marino. Sin miedo, nervios, ni tan siquiera respeto al blando césped de Miramar. Los de Fredi cogieron el balón y no lo quisieron soltar, a pesar de la insistente presión local. El partido fue un tuya – mía constante, en toda la primera mitad. Sin un dominador claro, ni ocasiones. La primera acción reseñable fue una individual de Joselu – peligro constante durante todo el partido para el Marino y filón para su equipo – que fue la firma final de una contra de libro protagonizada por el Compos.

Manu Rodríguez robó en su campo, tocó para Yhavé y el zurdo prolongó al espacio para Joselu. El delantero, ligeramente escorado, se fue de Omar, pisó área y chutó cruzado. Sólo el pie salvador de Dani evitó que se adelantasen los locales, en el 25′.

El toma y daca siguió hasta el final de la primera mitad, con ambos equipos luchando en el centro del campo por hacerse con la posesión y el peso del partido, que recayó, en su mayoría, sobre el equipo santiagués. Parecía imposible no marcharse con 0-0 a la caseta, pero Álvaro Muñiz quiso ser protagonista – más aún -, en el día de su cumpleaños, y aprovechó un error de la zaga para adelantar a su equipo.

Corría el 42′, cuando Jandro cogió el balón en el extremo zurdo. Llegó a la línea de fondo y centró, hacia atrás y raso, buscando a Dani Pevida. Castiñeiras metió el pie, evitando la recepción del zurdo y poniéndole la ocasión en bandeja a Álvaro. El mediocentro recogió el rechace en la frontal, levantó la cabeza y lanzó un zambombazo imposible para Adrián.

La segunda mitad comenzó con un Compostela más enchufado – si cabe -, pero golpeado, en el primero minuto de la reanudación, por el segundo tanto marinista.

De un saque de banda de Guaya, Jandro se sacó de la chistera uno de los goles de la tarde. El extremo controló, a unos treinta y cinco metros de la portería y escorado, el balón sacado por el lateral, y lanzó un zurriagazo que parecía irse alto, pero que acabó superando por alto a Adrián.

Dos goles psicológicos parecían haber matado el partido, en favor del Marino, pero el Compos no lo permitió.

Apenas cuatro minutos después del golazo de Jandro, Peláez culminaba su jugada con un disparo rechazado por Dani y que Joselu recogería para firmar el 2-1. El cuadro gallego volvía a meterse en un partido del que nunca se había ido.

El gol dio alas al equipo de Fredi, que se fue a por todas a raíz del tanto del empate. Jimmy pudo recortar distancias con un disparo duro que obligó a intervenir a Dani, metiendo una buena mano.

Con el Compos volcado, el Marino aprovechaba los espacios dejados por la defensa compostelana para hacer daño a la contra. Y así llegó el 3-1, en un contrataque que resolvieron, bellísimamente, entre Jandro, Pevida y Álvaro. El extremo filtró el balón para el ex del caudal que, en el área pequeña, se perfiló para disparar y sorprendió asistiendo a Álvaro Muñiz para que este, a puerta vacía, firmase su doblete particular.

El tercer tanto local adormeció el partido, tan sólo despertado por las acciones ofensivas de Joselu que obligaron siempre a que Dani se esforzase.

El Marino aprovechó sus ocasiones en un duelo en el que el juego del Compos le hizo merecer algo más que irse de manos vacías de Miramar.

FICHA TÉCNICA

Club Marino de Luanco: Dani; Dudi, Omar, Saavedra (Boris 60′), Guaya; Espolita, Álvaro Muñiz; Diego (Pablo Hernández 66′), Dani Pevida, Jandro (Titi 73′); Alejandro

SD Compostela: Adrián; Varela (Jacobo), Catu, Castiñeiras (Julen 81′), Jimmy; Gonzalo, Manu Rodríguez; Jordan, Peláez (Fran 73′), Yhavé; Joselu

Goles: 1-0 Álvaro Muñiz, 2-0 Jandro, 2-1 Joselu, 3-1 Álvaro Muñiz

Árbitro: El castellano-leonés Díez Cano, asistido por Rodríguez Pérez y Calleja Castrillo, mostró amarillas a los locales Omar, Espolita, Saavedra y Boris; y al visitante Manu Rodríguez.

Incidencias: Unos 550 espectadores se dieron cita en Miramar para presenciar el partido, correspondiente a la tercera jornada de Liga. El encuentro se jugó con luz artificial. Césped ligeramente blando.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *