Las pizarras pusieron los goles

Los tres tantos del Real Oviedo 2 – UD Logroñés 1, todos ellos marcados por centrales, llegaron en jugadas a balón parado. La victoria deja colíder al cuadro astur


Néstor Susaeta fue uno de los oviedistas más peligrosos Imagen: La Voz del Futbolista | Víctor Paniagua

Néstor Susaeta fue uno de los oviedistas más peligrosos
Imagen: La Voz del Futbolista | Víctor Paniagua

Los tres tantos del Real Oviedo 2 – UD Logroñés 1, todos ellos marcados por centrales, llegaron en jugadas a balón parado. La victoria deja colíder al cuadro astur

A falta de llegadas claras, estrategia. Si el partido es rocoso, incluso violento por momentos, razón de más para tirar de lo entrenado durante la semana en pos del gol. Así llegaron los tres tantos del partido, dos de libre indirecto y otro de sque de esquina. Se adelantó primero la UDL, con un tanto de córner, al filo del descanso, y remontó en la segunda el Oviedo con dos goles a pelota parada. Los de Raúl Llona salieron bien plantados, intensos, pero dejando demasiado espacio en el centro del campo, lo que facilitó el trabajo de Erice y Héctor Simón. Aun así, los de Granero siguen sin carburar. Sin hacerlo, al menos, como se espera de un equipo con semejante plantilla – y desembolso económico -.

La primera ocasión del partido, al igual que ocurriese hace quince días, fue del equipo visitante y llegó durante el primer minuto de juego. Javi Rodríguez, desde la frontal, metió un gran pase para su compañero Goñi que, ligeramente escorado pero con el palo largo completamente vacío, chutó al cuerpo de Orlando Quintana.

Al susto del minuto uno le siguió otra ocasión en el minuto 3. Una pérdida en salida de balón ocasionaba una contra que acabaría con Iriarte chutando, otra vez, al cuerpo de Orlando Quintana.

Recuperados de los dos sustos iniciales y desquitados de la caraja, el Oviedo pasó a hacerse con el control del esférico, con Eneko y Susaeta como peligros principales y Señé merodeando por la mediapunta. Con los carbayones en posesión del balón, no tardó en llegar la primera ocasión.

En el 9′, Eneko rompió a su par, centró y Miguel salió en falso. Susaeta recogió el esférico, pero su disparo se estrelló en un rival y el posterior rechace lo haría contra el ágil brazo de Miguel. El tercer intento fue para un Héctor Simón que golpeó muy alto. También tuvo una oportunidad clara de gol Diego Cervero, tras un centro al segundo palo de David Alba, pero su testarazo se marchó fuera.

El Oviedo encerraba cada vez más a la UDL, pero fallaba en los metros finales sin llegar a gozar de ocasiones claras de gol. Los que no fallaron fueron los pupilos de Raúl Llona.

Al filo del descanso, Javi Rodríguez botó un córner y Gil, ayudado por la salida en falso de Quintana, que dudó y acabó quedándose en tierra de nadie, metió el balón en la jaula. Tercer gol, en cuatro partidos, para el maño. Cifra nada despreciable, tratándose de un central.

Diego Cervero protege el esférico. Imagen: La Voz del Futbolista | Víctor Paniagua

Diego Cervero protege el esférico.
Imagen: La Voz del Futbolista | Víctor Paniagua

La segunda mitad comenzó, no podría haber sido de otro modo, con el Oviedo dominando e intentando arrinconar a su rival. Bajo esa premisa y con la UDL sin mostrarse especialmente segura en defensa, el empate no tardó en llegar.

Una falta lateral botada por Eneko, pasado el minuto diez de la segunda, fue rematada por David Fernández. El testarazo fue despejado por Miguel, que rechazó contra el propio central. El zaguero, a la segunda, no falló y selló la igualada.

Casi sin tiempo para asimilar el empate, Eneko anotaba el segundo con una preciosa vaselina pero el colegiado anulaba el gol por fuera de juego. Dudoso, vistas por televisión las imágenes de la jugada.

El Oviedo siguió a la suyo, dominando, intentando crear y con las entradas por banda como principal recurso. Menos de diez minutos después de haber empatado llegó el segundo gol. De libre indirecto, nuevamente. Entre Susaeta y Eneko acomodaron el balón para que le pegase Pardo y el central, desde unos 35 metros, coló un misil por la escuadra de Miguel.

Con el jarro de agua fría que supuso la remontada, Llona sacó a Omar al campo. El que fuese pichichi del Alfaro lo intentó engatillando un zurdazo desde lejos, pero la pelota no encontró la portería.

Pudo llegar el tercero para el Oviedo en un uno contra uno de Sergio García, tras un gran pase de Erice, pero el disparo, que buscó colarse bajo las piernas del portero rival, fue desviado por el propio arquero a córner. Aunque el árbitro no lo vio así y señaló saque de portería.

Al final, victoria carbayona sin un juego nada excelso pero que permite a los de Graneros colocarse segundos, empatados con el Celta B, y que deja a la UDL igualada a puntos con el cuarto clasificado, el Racing de Santander.

FICHA TÉCNICA

Real Oviedo: Quintana; David Alba, Pardo, David, Sergio Rodríguez; Héctor Simón, Erice; Susaeta (Annunziata 87′), Señé (Salva Rivas 78′), eneko (Sergio García 72′); Cervero

UD Logroñés: Miguel; Ormazabal, Garrido, Gil, Sergio Martínez; Moisés (Omar 70′), Goñi; Javi Rodríguez, Ibai (Domínguez 80′), Ubis (Nando 63′)

Goles: 0-1 Gil, 1-1 David Fernández, 2-1 Pardo

Árbitro: el gallego Costas Soto, asistido por Fariña Biasi y González Sobrado, mostró amarillas a los locales Sergio García y Erice, así como, a los visitantes Moisés, Ubis, Iriarte y Goñi.

Incidencias: 8250 espectadores se dieron cita en el Nuevo Carlos Tartiere para presenciar este encuentro, correspondiente a la cuarta jornada liguera. Césped natural en condiciones regulares. Temperatura agradable.