Velocidad para ganar

Un gol de Unai López a servicio de Sabin Merino le vale al Bilbao Athletic para pescar en Zubieta tres puntos. La Real Sociedad B, que llevó el peso del partido, mereció más pero se fue sin premio

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

El Sanse se va de vacío tras un buen partido: Imagen: LSB

El Sanse se va de vacío tras un buen partido: Imagen: LSB

El derby vasco de filiales se lo llevó el Bilbao Athletic tras un partido bibrante, con muchas ocasiones y en el que sólo los de Ziganda supieron hacer que el marcador se moviera. Un protagonista con nombre propio: Sabin Merino. Su velocidad permitió estirar a su equipo y servir el balón que serviría para hacer el gol definitivo.

Empezaba la Real Sociedad más fuerte en el Campo Z de Zubieta, un campo ligeramente más pequeño que el que suele acoger los partidos del filial y los entrenamientos de la primera plantilla. Los de Asier Santana apretaban al principio, presionaban a un Bilbao Athletic que sufría sin balón.

La primera, de hecho, era para los de casa, un buen servicio lo desaprovechaba frente a Magunazelaia Iker Hernández. El delantero de las inferiores de la selección española enviaba su remate al cuerpo del portero rojiblanco, que cuajó una excelente actuación.

Tras el error de Iker Hernández, la Real Sociedad B seguía intentándolo. Hacía daño en el balón parado de los de Lezama, asignatura pendiente del filial rojiblanco. Pero el desacierto en el remate o Maguna impidieron el gol. Tónica que se mantuvo en estas jugadas durante todo el encuentro.

Poco después llegaba el único tanto del encuentro. Sabin Merino por banda izquierda dejaba atrás demostrando una gran velocidad a sus rivales, logrando poner un certero balón atrás, hacia el punto de penalty, que cazaba Unai López para hacer el 1-0. Segundo gol del talentoso mediocampista rojiblanco en liga. Le marca además a su ex club.

Después, el Sanse trató de encerrar al Bilbao Athletic, con bandas muy activas y atenazando a un filial rojiblanco que se defendía como podía. Pero las ocasiones no llegaban y las que llegaban no suponían gol.

La alternativa a la presión que manejaba el Bilbao Athletic era la de los balones largos. Impropia para el filial de Ziganda, pero necesaria para sacudirse la presión. El hombre objetivo, Mario Barco. Pero la solución no surtió efecto. Los Katxorros notaron la falta del lesionado Guillermo.

La tónica de este final de primera mitad se mantuvo durante toda la segunda. El Bilbao Athletic quitó incluso a su delantero centro buscando estirarse gracias a la velocidad de Sabin Merino. El rápido jugador fue el único capaz de dar oxígeno a su equipo. Disparos de segunda línea de Aitor Castro y una buena ocasión a la media vuelta de Iker Hernández, lo más destacado.

El Bilbao Athletic pesca tres puntos en la fábrica del eterno rival y mira hacia arriba. Segundo partido de los de Ziganda sin encajar.

Hacer click aquí para ver el partido completo en diferido