El líder, arrollado por la eficiencia

El Celta B pierde el liderato tras caer 4-0 en Avilés en un partido cuyo marcador no reflejó los méritos de los vigueses


Álex Arias anotó dos goles y dio una asistencia. Imagen: elcomercio.es

Álex Arias anotó dos goles y dio una asistencia.
Imagen: elcomercio.es

El Celta B puso el fútbol, pero también el Avilés. Porque jugar a la contra no significa jugar mal, ni mucho menos. Uribe lo recordó en la rueda de prensa posterior al partido, por si a alguien se le hubiese ocurrido pensar lo contrario. Lo cierto es que los avilesinos optaron por un fútbol impopular – hoy en día, cualquier estilo que no sea el de la escuela holandesa goza, sobre el papel y mientras no se gane, de la misma – pero que, si se hace bien, puede resultar tan gratificante como el preciosista juego céltico. Además, salir a buscar al Celta, con la velocidad y el juego entre líneas que poseen los gallegos, habría sido jugarse los tres puntos a la ruleta.

Cerrar espacios, esperar y matar a la contra figuraban en la hoja de ruta del técnico gijonés, que se cumplió a la perfección. El mensaje del Celta B de David de Dios era exactamente el contrario: tocar, abrir al rival, moverse mucho sin balón, no perder el esférico e intentar apuntillar al enemigo con un pase filtrado que dejase al atacante frente a Ángel- no habría salido mal si el penalti cometido por el meta y el gol de Borja Iglesias no hubiesen sido anulados por fuera de juego -.

Comenzado el partido, la pelota pasó a ser propiedad casi exclusiva del Celta B, que tenía en Yelko y Añón a sus hombres más peligrosos y en las subidas de los laterales – prácticamente extremos – uno de sus recursos más llamativos. En apenas siete minutos, los gallegos ya habían mostrado su calidad y su vistoso estilo, pero el Avilés ya había marcado cuando Álex Arias bombeó el balón por encima de la defensa, Camochu controló, se fue de Rubén – que había salido del área intentando cortar el pase – y marcó.

El gol no varió los roles de los equipos y ambos siguieron como hasta el mismo. Un par de minutos después, Kevin la ponía rasa para que Yelko matase, pero sin ningún defensa presionándole, el mediapunta cayó en el área y echó por tierra la ocasión. En el 17′, el propio Yelko vió como un defensor sacaba un disparo al que Ángel no habría llegado.

Cerca del ecuador, se vieron los mejores minutos de los vigueses, que habían arrinconado a un Avilés que se encontraba cómodo sin el balón. Marcos y Añón entraban constantemente por las bandas y la asociación de este último con Yelko traía de cabeza a la defensa realavilesina. Pasado el 20′, el extremo izquierda remataba a la cruceta un córner y llevaba el nerviosismo al Suárez Puerta.

Con el Celta volcado, llegó el segundo. Obra de Álex Arias. El pequeño mago aprovechó una disputa de Camochu con Soto, se fue de su par y disparó al palo corto, entre tres defensas, para subir el 2-0 al electrónico, al filo del descanso.

El paso por la caseta no cambió nada. El Avilés había visto reforzada su hoja de ruta y los de David de Dios no podían hacer otra cosa que no fuese insistir en su fútbol.

Los vigueses comenzaban a pagar el esfuerzo y las contras eran más claras, Omar Sampedro, que recuperó el balón en tres cuartos, acabó finalizando una buena con un disparo que obligaría al lucimiento de Rubén Blanco.

El Celta seguía a lo suyo y justo cuando los entrados desde el banquillo parecían haber dado un extra a su equipo, llegó el tercero. Obra también de Álex Arias, que optaba esta vez por marcar de gol olímpico.

El 3-0 cerraba el partido, lo que Uribe aprovechó para dar descanso a alguno de sus hombres, entre ellos Nacho López, mientras que de Dios veía como el esfuerzo castigaba a Javi Rey, lesionado.

Reivindicación de los suplentes

En el descuento, Geni y Abraham, entrados para sustituir a Camochu y Gerardo, respectivamente, firmaron el último gol del partido. El extremo recibió una falta lateral en corto, se fue de su par, pisó línea de fondo y centró atrás para que Geni anotase el cuarto y definitivo tanto de la tarde. Reivindicación anotadora de dos “suplentes” serán importantes a lo largo del año. Bendito problema para Josu Uribe.

La polémica pudo cambiar el partido

Dos fueras de juego señalados por Valverde Sánchez, asistente número 2, pudieron haber cambiado el encuentro, de no haber sido pitados.

El primero, en el 13′, Marcos era derribado claramente por Ángel cuando el extremo, que había recibido un gran pase de Borja Domínguez, se había ido del meta. El segundo, valió para anular el gol con el que Borja Iglesias, que se plantó solo ante el arquero realavilesino tras un gran pase de Yelko,  habría recortado distancias para los vigueses. Ninguna de las dos dudosas acciones le sirvió al Celta como excusa, pero habrían cambiado el partido.

FICHA TÉCNICA

Real Avilés: Ángel Díez; Nacho López (Pascual 80′), Mikel Méndez, Gonzalo, Dani López; Cusi, Borja Prieto; Gerardo (Abraham 83′), Alex Arias, Omar; Camochu (Geni 74′).

RC Celta B: Rubén Blanco; Kevin, Antón, Soto, Maceira; Javi Rey, Borja Domínguez (Borja Fernández 57′); Yelko; Marcos (Aitor 63′), Borja Iglesias (Fernán 57′), Añón.

Goles: 1-0 Camochu, 2-0 Alex Arias, 3-0 Alex Arias, 4-0 Geni

Árbitro: el madrileño Pérez Muley amonestó a los locales Mikel Méndez y Omar; y a los visitantes Soto y Fernán.

Incidencias: unos 1.500 espectadores presenciaron el encuentro disputado en el Román Suárez Puerta. Tarde soleada. Césped natural. La segunda mitad se jugó con luz artificial.


  • iivan

    No se q partido veis vosotros tambien anularon un gol mas al aviless y fue mas q justi vencedor mucho toque del celta pero poca profundida siempre igual podia haber cambiado el marcador si ubiera sido penalti podia pero no lo fue tambien el aviles podia haber ganado la jornada pasada si ubiera metido un gol y no lo hizo es lo que hay 4-0 resultado justo y punto siempre tais llorando en esta pagina

  • justy

    iivan, si leyeras la crónica entera te darías cuenta de que pone exactamente lo que tú quieres que ponga. Pero parece difícil leerse más de 20 palabras juntas… Deja tú de llorar.