El Zamora es una apisonadora

Los jugadores de Roberto Aguirre remontan el partido a la SD Logroñés y acaban aplastando a un equipo que no encuentran su momento en esta liga y se complica con dos puntos de quince posibles.


Jorge Hernández celebra el gol que mantiene líder al Zamora. Imagen: laopinióndezamora.com

Jorge Hernández celebra el gol que mantiene líder al Zamora.
Imagen: laopinióndezamora.com

Nueva victoria para el Zamora CF que ha empezado lanzado esta liga. Una victoria que, además, tuvo que ser tras remontar un gol inicial, lo que le aporta más valor a un equipo que hasta el momento lo que había logrado era ponerse por delante y llevarse los tres puntos.

Los rojiblancos tuvieron que sudar mucho en la primera mitad para romper la presión asfixiante que Tato Abadía había propuesto para su SD Logroñés, que era quien mejor estaba plantada sobre el campo y quien quería gozar de las primeras ocasiones. Sin embargo los primeros minutos fueron poco eficientes, con una pelea férrea en el centro del campo y pocas aproximaciones a las porterías.

Tuvo que ser en un error de la zaga local a la hora de tirar el fuera de juego cuando la SDL encontraría el primer boquete para crear una ocasión. Del Puente ganaba por velocidad la espalda de Javi Ramos y ponía un centro envenenado al que no llegaba Imanol y que Ramiro Mayor introducía en su portería bajo la atenta mirada de un Olavarrieta que esperaba con la caña preparada.

La SDL encontraba premio a su presión con un gol que le reafirmaba en el planteamiento inicial con el que había salido. El guión que había escrito Tato Abadía para sus hombres se cumplía a la perfección mientras que Roberto Aguirre intentaba recolocar su medular, hoy compuesta por Rodri en lugar de Di Biase que llegaba con molestias al compromiso, para romper la presión e empezar a hacerse con el partido.

La vía de escape de los rojiblancos fue Rubén Sánchez, que empezó a sentirse cómodo con la pelota y a trenzar paredes que le daban aire al equipo zamorano. Fruto de una de sus internadas el extremo zamorano le sacó la amarilla a Fran Sota cuando encaraba ya a los centrales. La mala fortuna se cebó en esa jugada con el jugador de la SD Logroñés que caía mal y se hacía daño en el hombro. Durante 10 minutos estuvo Abadía esperando su recuperación, pues hasta el momento estaba siendo de los más destacados, pero finalmente tuvo que ser trasladado al Complejo Hspitalario para someterse a unas pruebas.

Fue el tiempo necesario para que despertara el Zamora y lograra sentirse cómodo en el campo. Empezaron a aparecer entre líneas tanto Prada como Jorge Hernández y Montero esperaba en el área para enchufar la primera que tuviera. Lo hizo, pero estaba en fuera de juego, por lo que su gol no subió al marcador. El que si subió fue el de Jorge Hernández, apenas 3 minutos más tarde. Montero se revolvía en la frontal, disparaba, y el rechazo de Mandaluniz lo cabeceaba a las mallas Jorge Hernández. Ya no pudo reaccionar el equipo visitante, que había permitido al Zamora imponer su plan de juego y que lo haría hasta el pidito final.

Jacobo Trigo y Rodri, las dos piezas de mando del Zamora CF, se empezaron a encontrar cómodos sobre el terreno de juego, y lograron aparecer en ataque, apoyando a los delanteros, lo que obligó a los centrocampistas logroñeses a multiplicarse en los esfuerzos. El Zamora empezaba a encontrarse cómodo sobre el campo y a llegar con peligro a la portería rival cuando llegó el descanso.

En la segunda mitad el guión no cambió y fueron los rojiblancos los que, desde el inicio, tomaron el mando y siguieron haciendo daño a los logroñeses. Ya no hubo color en el partido, decantado totalmente del lado local. Rubén Sánchez, el mejor de la primera mitad siguió haciendo de las suyas y de sus pies nació el segundo gol. El extremo se fue de su par, llegó hasta la frontal, amagó el paso a Jorge Hernández hasta en tres ocasiones y entonces encontró la subida de Alberto Prada por banda, el berciano, totalmente solo, puso el pase de la muerte para que Jorge Hernández fusilara a Mandaluniz.

Las noticias, desde entonces, sólo fueron a peor para la SD Logroñés que vivía la expulsión de Jon Moya por segunda amarilla y en la misma jugada el gol de Montero, tras dos sensacionales paradas de Mandaluniz, que sentenciaba el partido. Los siguientes minutos fueron de bandera blanca, con un equipo local que había cumplido con su objetivo y daba descanso a jugadores determinantes del partido y con un equipo visitante que bajaba los brazos al ver imposible la remontada.

El Zamora, con esta victoria, se sitúa líder del Grupo I con 12 puntos de quince posibles mientras que la SDL busca aún su primera victoria en la temporada y acaba la jornada en penúltima posición (antepenúltima contando al Equipo 20) con dos puntos.