Sin paciencia en el Grupo II

Pablo Alfaro se convierte en el segundo entrenador destituido tanto en Segunda B como en el Grupo II tras disputarse tan sólo cinco jornadas del campeonato.


Los banquillos del Grupo II inestables en este inicio de liga

Los banquillos del Grupo II inestables en este inicio de liga

La confianza que puede tener un dirigente en su entrenador puede durar 24 horas. En primera división, muchos presidentes sacan pecho en las televisiones a la hora de ratificar a su hombre de confianza, para invitarles a que abandonen la disciplina del club días mas tarde. Para ello, se les da una prórroga de tres o cuatro partidos por si se trata de una mala racha.

Pero lo que está pasando en el grupo dos de la segunda B no es muy habitual. Dos entrenadores han sido ya cesados en este comienzo de liga. Al cese de Miguel Cerdán por parte de la directiva del Puerta Bonita, le sigue el ya ex-entrenador del Huesca, Pablo Alfaro. El club oscense le ha comunicado esta mañana la decisión de que no continuaría como técnico, tras reunirse de urgencia en la tarde de ayer. Su ayudante, Miguel Alonso, tampoco continuará en el club. El último encuentro ante el Real Unión acabó con una dolorosa derrota por 0-2 que colmó la última gota de confianza de Fernando Losfablos sobre Alfaro. Su recambio será David Amaral, un experimentado entrenador que ha dirigido a numerosos equipos en esta categoría.

Situación muy similar a la que se vivió la semana pasada con Miguel Cerdán en el Puerta Bonita. Para los equipos que se encuentran en las posiciones de abajo, cada encuentro es una final; no sólo por los tres puntos, sino por la presión que siente un entrenador después de observar lo sucedido con estos dos técnicos.

Esta semana podrían caer otros dos entrenadores, viendo el nerviosismo establecido en las directivas de muchos clubes de la división de bronce. Muchos equipos no terminan de encontrar ni los puntos, ni el buen juego por lo que corre serio peligro su continuidad. Habrá que esperar a los resultados de esta sexta jornada para observar la paciencia de los dirigentes con sus “hombres de confianza”.

La paciencia tiene un límite, pero parece que muchos técnicos la están desgastando mucho antes de lo que ellos se imaginan, y sino, tiempo al tiempo.


Comentarios

  • Un socio cabreado

    Fernando Losfablos, aunque sea oficialmente el presidente, no es más que un figurante, un monigote. El que realmente toma de siempre las decisiones y ha decidido el cese es el señor Agustín Lasaosa, vicepresidente y consejero delegado.

    # | 26.09.2013 - 10:51

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *