La seriedad abre las puertas del liderato

El primer Oviedo bien plantado de la temporada se pone líder gracias a dos goles de Diego Cervero que sirvieron para derrotar a un Avilés que no tiró entre palos hasta el minuto 71


El doblete de Cervero coloca al Oviedo líder. Foto: lne.es

El doblete de Cervero coloca al Oviedo líder. Foto: lne.es

Por fin llegó. Más de diez años después, el Oviedo es líder. La victoria ante el Avilés, en el mejor partido de la temporada, aúpa a los de Granero a una primera plaza que sirve para mirar las cosas con otros ojos. O para que les miren (a jugadores y cuerpo técnico) con otra perspectiva, más bien, después de la “dura” victoria de Miramar.

El encuentro llegaba igualado, como habíamos resaltado en la previa. Con el Oviedo buscando convencer y el Avilés llegando convencido de tener posibilidades de triunfar. Pero sólo se dio lo primero. Ambos equipos cumplieron el guión previsto, los de Granero se hicieron con el balón mientras los realavilesinos esperaban atrás.

Los carbayones fueron un equipo, por primera vez en lo que va de año, e hicieron de la seriedad y la solvencia su bastión. La novedad de Annunziata en el once aportó más individualismo, pero menos claridad en la creación que con Señé. En las alas, Susaeta volvió a ser el que fue hasta O Couto y todo el equipo lo agradeció – el donostiarra está siendo fundamental en lo que va de liga -.

Al Real Avilés, por su parte, le faltó mordiente. Cusi fue el único jugador, al margen de los defensas, que mantuvo el orden defensivo. A los demás, no les fue suficiente con las ganas. No obstante, el principal problema de los de Uribe se produjo cuando el Oviedo se adelantó en el marcador y tuvieron que pasar a tener el control del balón. Ahí, la figura de Salva Rivas se antojó fundamental, secó a Álex Arias por completo y nunca perdió el sitio.

Positivo contratiempo

Jon Erice se lesionaba en el minuto cinco y tenía que dejar su sitio a Salva Rivas. La entrada del exsevillista, lejos de mermar a los azules por la salida del navarro, vino bien al Oviedo. El espigado pivote pasó a ocupar la posición de mediocentro defensivo, siendo el primer hombre en la salida de balón y descargando a Héctor Simón de labores defensivas. La indefinición de labores cuando la dupla la forman Erice y el catalán se disipó con la entrada de Rivas y, a partir de ahí, el Oviedo creció. Sin llegar a hacer un partido espectacular, que sí serio y regular, pero creció.

Los de Granero se hicieron con el balón desde el inicio del partido y fruto de la maduración de la jugada llegó el 1-0. Susaeta centró, con la izquierda pero desde la derecha, un balón hacia el punto de penalti. Cerveró controló y batió al Zamora del Grupo I por bajo.

A raíz del gol el Avilés intentaría llevar el peso del partido, pero la ya mencionada presencia de Salva Rivas en el once dificultó las cosas – sobre todo, a Álex Arias, principal damnificado -. Los avilesinos tuvieron el control del balón durante gran parte del primer acto, pero el Oviedo se mostró sorprendentemente cómodo sin él y prefirió poner trabas a los envites rivales antes que conceder espacios.

Además de solvente, el equipo carbayón fue efectivo. Así, al filo del descanso, un centro raso de Eneko era rematado a gol por el Doctor Cervero, en el primer palo.

Mejoría con los cambios

Uribe planteó un partido diferente para el segundo acto. Ya con la posesión claramente en sus manos, el técnico gijonés optó por dar entrada a Pascual, Geni y Matías en lugar de Gerardo, Camochu y Borja Prieto. Los cambios buscaron que el equipo realavilesino jugase más por dentro y que los laterales doblasen por bandas. La mejor fue evidente, aunque no suficiente.

Un testarazo de David, que, solo, remató fuera, a la salida de un córner botado por Susaeta fue la única ocasión del Oviedo en la segunda mitad. Para el Avilés, la mejor llegó en el único disparo en el que tendría que intervenir Orlando Quintana – allá por el minuto 71, cuando Geni golpeó desde fuera una dejada de cabeza de Nacho López -.

El canterano azul también tuvo una clara ocasión en sus botas, tras un centro raso de Matías, pero un defensor sacó el balón.

La victoria coloca al Oviedo como líder en solitario, con un partido más que el Ourense, y saca del Play Off a un Avilés que ha dejado de ser el menos goleado del Grupo I, en favor de los de Luisito, y que, además, ve como la derrota le saca del Play Off.