El sueño tomó dirección Tarragona

Victoria por la mínima del Nàstic ante un Burgos al que sólo le faltó el gol. Los de Castillejo basaron su victoria en un Reina pletórico y un penalti ejecutado a la perfección por Marcos de la Espada.


Los jugadores del Nàstic celebran el tanto de Marcos de la Espada. Foto:burgosdeporte.com

Los jugadores del Nàstic celebran el tanto de Marcos de la Espada con sus aficonados al fondo. Foto:burgosdeporte.com

El Club Gimnàstic de Tarragona ha conseguido hace escasamente dos horas el pase a la ronda de dieciseisavos de final de la Copa de S.M. el Rey tras vencer en El Plantío a un Burgos CF que puso el juego, las ocasiones y al que sólo le faltó el gol para haber, cuando menos, lograr la igualada y forzar la prórroga. Pero enfrente se encontró primero con un equipo perfectamente plantado sobre el césped y un guardameta que tuvo una actuación estelar. Manu Reina atajó todo el peligro que llegó a su área sobre todo en la segunda mitad cuando el conjunto de Calderé puso todo para intentar igualar la contienda.

El partido comenzó con un Burgos intentando llevar la iniciativa, pero a los 8 minutos la idea primigenia de Calderé se fue al limbo. En ese fatídico minuto Gallardo no consiguió parar en velocidad al delantero y se plantó sólo ante el meta burgalés  Álex Ruiz, penalti sobre Marcos, que el propio delantero grana se encargó de antotar. Se ponían por delante los de Santi Castillejo y eliminatoria en el alero catalán.

Tras unos minutos de zozobra burgalesa, en los que Lago Jr y Marcos pudieron sacar petróleo apareció la figura de Galder Cerrajería. El medicentro se encargó de llevar la batuta burgalesa y cercar el área de Manu Reina, con la ayuda de un activísimo Arkaitz y un hoy desacertado Carralero, que junto con Yurrebaso formaron el tridente atacante de los de Calderé. Primero con  un barullo en el área tarraconense que el meta Reina en primera instancia y después la defensa alejaron el peligro aunque la grada reclamó una pena máxima por mano de un defensor. Más tarde con una jugada de estrategia en una falta, y posteriormente con varios saques de esquina el Burgos puso cerco a la meta vistante, pero con poco peligro. La más clara fue un remate desviado de Arkaitz en un balón rebotado al segundo palo por donde llegaba el extremo navarro.

Aunque la última jugada de la primera mitad fue de nuevo para los visitantes en una de sus pocas llegadas al área de Álex Ruiz. Jesús Rubio recogió un balón en el corazón del área y su disparo a la media vuelta impactó en un defensa local, el rebote se envenenó y gracias a una mano salvadora del meta burgalés que la envió a saque de esquina no se convirtió en el segundo para los de Castillejo. Con este resultado se llegó al descanso. Un Nàstic al que el orden y la colocación sobre el césped le valía para defender la ventaja y un Burgos que aunque superior no vio la puerta visitante.

La segunda mitad comenzó con un aviso para el Nàstic, Juanjo llegó hasta la línea de fondo y su centro al que no llegó ningún delantero grana lo despejó, no sin problemas, Álex Ruiz.

A partir de ahí comenzó el baile. Calderé dio entrada a Abdón Prats por Yurrebaso, buscando más movilidad en la punta de ataque burgalesa y a los pocos minutos la conexión Cerrajería-Prats dio su primer aviso. Balón en profundidad del vizcaíno hacia el mallorquín y el centro medido de éste último al punto de penalti llega a Carralero que sólo ante Reina se “duerme” a la hora de disparar y Viale le arrebató el esférico, ante el cabreo del respetable que veía cómo se escapaba una oportunidad de oro para lograr el empate.

Respondió el Nàstic con un remate alto en el segundo palo de Marcos a un saque de falta lateral botada por Rocha.  Calderé buscó un punto más en ataque dando entrada a Gabri en lugar de Pacheta para seguir asediando el portal de Reina, pero las contras de los de Castillejo hacían daño de verdad. En una de ella llegaría la más clara para los granas en la segunda mitad. Contra perfecta de Lago Jr que cede a marcos y el disparo de éste se marchó al lateral de la red. Corría el minuto 69 y Gabri fallaría la más clara para los locales. Cabalgada de Arkaitz, incansable por banda derecha y el potente centrochut del navarro tomó la dirección contraria tras golpear en el exgimnástico.

La afición consiguió que el equipo volviese a saltar al césped. Imagen: LaSegundaB

La afición consiguió que el equipo volviese a saltar al césped.
Imagen: LaSegundaB

La grada se llevaba las manos a la cabeza por el fallo cuando ya prácticamente se cantaba el gol. Quemó las naves el técnico catalán del Burgos dando entrada a Joaqui por el capitán Maureta y en el 86 de  nuevo Arkaitz se encontró con Reina. El meta sacó una mano espectacular al remate del extremo salvando el más que merecido empate local. Buscó la heróica el burgos en los minutos finales pero se encontró de nuevo con el guardameta tarraconense que de nuevo sacó dos espectaculares manos a remates de Arkaitz. Se llegó al final con la victoria visitante, celebrada por los jugadores junto a los poco más de 50 aficionados llegados desde Tarraco y con una parroquia local que supo agradecer el esfuerzo, la lucha y la entrega  de los suyos pidiendo la vuelta de los jugadores al césepd tras retirase a los vestuarios.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *