Pánico en los banquillos

La presente temporada en Segunda B está siendo fatídica para los entrenadores. Diez han caído en un total de nueve jornadas en una temporada muy inestable para los banquillos de bronce


Los banquillos de la Segunda B, al rojo vivo

Los banquillos de la Segunda B, al rojo vivo

En la presente temporada son setenta y nueve los equipos que forman la Segunda B. Y setenta y nueve son los entrenadores que comenzaban su trabajo en julio, preparando la nueva campaña. Pero la presente temporada les está matando. Diez en total ya están fuera de los clubes en los que comenzaron su trabajo.

Una temporada con, de momento, nueve destituciones y una dimisión. En sólo diez jornadas, en 900 minutos. Poca paciencia, por lo general, de las directivas como rasgo común. Y otra característica: en ninguno de los equipos en los que se ha cambiado de entrenador se ha producido un cambio de negro a blanco. Cambios en los banquillos de clubes convencionales y también filiales. Y ratificaciones, que pueden suponer nuevas salidas en la décima jornada. Sin duda, esta 2014/14 es la más loca que se recuerda cuando nos referimos a los banquillos.

Grupo I

Dos entrenadores han salido de sus clubes desde este grupo. El primero, Juan Fidalgo. El Caudal decidió poner fin a su etapa como preparador del conjunto asturiano tras 360 minutos. Zúñiga le sustituía, pero el equipo sigue siendo último de su Grupo, sin conocer la victoria. Ya lejos queda el recuerdo del Play Off conseguido la pasada temporada, ahora la meta es otra.

También salía esta semana de su equipo Antonio Gómez. Hasta ahora preparador del Coruxo, decimoquinto y fuera de puestos de descenso, el preparador era destituido. Le restaba otro año de contrato con la entidad, contrato que ha sido fulminado. Aun no se conoce su sustituto.

Esas son las salidas en el Grupo I, pero hay que tener en cuenta que otros estuvieron o están en la cuerda floja. En su día, Paco Fernández, que ahora ha encontrado la estabilidad en el Racing de Santander, fue cuestionado y estuvo, incluso, a punto de salir por propia decisión. No se produjo. También apuntan muchas miradas a Llona, entrenador de la UD Logroñés, que acumula una racha negativa de resultados que pueden sacarle del club. También Granero, entrenador del Real Oviedo, tiene voces en contra tras perder el liderato y acumular tres derrotas, sin bien, su equipo se asienta en Play Off.

Grupo II, sin paciencia

Es este el Grupo más peligroso para los preparadores. Pronto caían Cedrán del Puerta Bonita, tras apenas unos minutos de liga; y Pablo Alfaro. El ex preparador del Leganés salía por la puerta de atrás del Huesca y era sustituido por David Amaral.

También caían Alex Monserrate en el Sariñena, sustituyéndole el veterano Manolo Villanova. Casi al mismo tiempo caía Iñaki Sádaba. Era sustituido por Merino, quien descendiera a tercera la pasada temporada con el Promesas.

Tras las destituciones, ni Sariñena ni Peña Sport han logrado abandonar los dos últimos puestos de la clasificación.

Grupo III, una única salida

El Grupo III es el de las excepciones. Y es que en este grupo solo se ha producido una salida: Posse abandonaba el Hospitalet. Y lo hacía dimitiendo. Kiko Ramírez le ha sustituido en el cargo.

Por el momento no se ha producido ninguna destitución en el que es, hasta la fecha, el grupo más estable de todos en este aspecto.

Grupo IV. Baile de entrenadores

Al igual que en el Grupo II, la paciencia en el IV brilla por su ausencia. En este grupo se han producido también varias salidas. El San Fernando destituía a Juan Manuel Gómez y daba el bastón de mando de nuevo a Masegosa, al que contrataba hasta 2015.

José Ángel Garrido salía también del Écija Balompié por los malos resultados. Le sustituía finalmente José Manuel Borja.

También salía de su club antes de tiempo Puche, entrenador del Córdoba “B” tras los malos resultados del filial cordobesista. Romero y Losada cogían las riendas del equipo, volviendo el sustituido al fútbol base de la entidad.