No estaba muerto, estaba esperando al líder

La UD Logroñés consigue una balsámica victoria ante el CD Ourense y se aleja de los puestos de descenso. Los de Raúl Llona rompen una racha de cinco en cuentros sin conocer la victoria y dejan al Ourense todavía líder gracias al empate del Carlos Tartiere.


Los jugadores siojanos celebran uno de los goles ayer en Las Gaunas. Foto:uniondeportivalogrones.com

Los jugadores siojanos celebran uno de los goles ayer en Las Gaunas. Foto:uniondeportivalogrones.com

Cuando peor se le estaban poniendo las cosas al cuadro riojano, cuando tras cinco jornadas sin conocer la victoria amenazaban decisiones en el seno de la directiva presidida por Revuelta, el conjunto blanquirrojo regresó a la senda de la victoria, y lo hizo ante un gallito del grupo. Nada más y nada menos que el líder, el CD Ourense, que llegaba a Las Gaunas con una racha impoluta de cinco victorias consecutivas que le alzaron al liderato, con más mérito, pues los de Luisito ya habían realizado el descanso obligado por el “equipo nº 20”.

Los hombres de Raúl Llona dominaron el encuentro casi desde el principio del mismo. El central Gil avisó con un remate al travesaño en lo que fue el anticipo del primer gol local. Herreros adelantaría a los locales en el minuto 13 a la salida de un córner. Con este resultado se llegaría al descanso.

La segunda parte fue dominada también por los locales y en el minuto 58 llegaría la jugada clave. Yosu corta un balón con la mano dentro del área gallega, penalti y expulsión del jugador ourensano. No falló desde los 11 metros Adrien Goñi, el ex del Amorebieta puso el 2 a cero que sería ya inamovible.

Con esta victoria los riojanos salen de los puestos de descenso que ocuparon la semana pasada y se colocan en mitada de tabla a expensas de lo que suceda en la jornada de hoy domingo en la que juegan todos sus perseguidores. Por su parte el CD Ourense mantiene el liderato gracias al empate sin goles en Oviedo entre el equipo carbayón y el Zamora, a la espera del partido del Racing de Santander en A Malata.